Ecuaprovincias | Homepage
Historia de Pichincha

Historia de Pichincha

ORÍGENES

Vestigios de los antiguos habitantes de Pichincha datan de hace 10000-6000 años. Se localizaron en El Inga, ladera oriental del Ilaló, Valle de los Chillos. Estaban dedicados a labores manufactureras con madera, cuero e instrumentos con obsidiana (piedra vítrea).
Por el 6000-500, estuvo la Cultura Chorrera, extendida también por varias provincia del Litoral, igual que la Cultura Cotocollao con su agricultura evolucionada y alfarería.

Después la Cultura Cara (500-1000) que llegó de Manabí. Construían obras de irrigación y cerámicas. Por la misma época hay indicios de la Cultura Cosanga-Píllaro III y IV o Panzaleo.

En el norte de Pichincha, Cochasquí, existe un complejo arqueológico constituido por quince pirámides truncas, nueve de ellas con rampa y treinta montículos funerarios construidos por 1000-1099.

Entre 1300-1399, la línea masculina de Carán se extinguió con el matrimonio de Toa, hija del Shyri Undécimo, con Duchicela, hijo de Condorazo. Así se produjo la incorporación de la nación Puruhá a la Confederación Quiteña.

La dinastía de los Shyris Duchicela se debilitó a partir de 1461-1470 cuando fueron derrotados por los incas en la Batalla de Tiocajas y finalmente, 1481-1490, en el Lago de Yahuarcocha. Los jefes del ejército quiteño nombraron Shyri a Paccha, a quien desposó el inca Huayna-Cápac para consolidar su conquista. Ese momento se acabaron los Shyris (1487) y los incas empezaron a gobernar. (“Nueva Historia del Ecuador”, de Enrique Ayala Mora).

COLONIA

En 1533 Rumiñahui destituía a Cozopanqui, tío de Atahualpa, gobernador de Quito, cuando el español Sebastián de Benalcázar entraba a conquistar la ciudad. Rumiñahui incendió Quito y dirigió la resistencia, mientras Diego de Almagro fundaba Santiago de Quito, en Cicalpa (Chimborazo), el 15 de agosto de 1534. Cuatro meses después (6 de diciembre de 1534) Sebastián de Benalcázar tomaba prisionero a Rumiñahui y fundaba definitivamente la Villa de San Francisco de Quito que el 14 de marzo de 1541 recibió el título de ciudad y el 14 de febrero de 1556 el de Muy Noble y Muy Leal Ciudad de San Francisco de Quito.

Desde el día de la conquista, quizás por la fuerte resistencia indígena que exigía un proceso intensivo de evangelización, los españoles convirtieron a Quito en un convento. (Simón Bolívar lo entendió así cuando dijo que Caracas era un cuartel, Bogotá una universidad y Quito un convento). En 1534 llegaron los primeros religiosos franciscanos y edificaron el primer templo denominado inicialmente Veracruz, hoy Belén. Poco después (10 enero, 1535) le ejecutaban a Rumiñahui y a los 15 días creaban el Convento de San Francisco. Son el principio de una cadena de alrededor de 20 templos y conventos fundados durante la colonia.

A esta “minga” religiosa de los indios que pusieron su pulso para picar piedras, pulirlas y levantarlas, se sumaron curas, arquitectos, pintores y escultores.

Simultáneamente se organizaba la administración eclesiástica. En 1545 fue creado el Obispado de Quito (García Díaz Arias fue su primer Obispo) que también asumió la responsabilidad educativa y social.

Esta apasionada religiosidad se pretendió completarla con un inquisidor. En 1624 llegó a Quito el primer inquisidor del Tribunal de Lima, Juez de Residencia y Visitador de la Real Audiencia, Juan de Mañosca. En 1625 estableció el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición y ordenó apresar al Presidente de la Audiencia, Antonio de Morga, y los oidores. En 1626 decidió la expulsión del provincial de los agustinos y tres frailes por apostasía y convulsiones internas pero al año siguiente el Rey le ordenó regresar a Lima.

El Cabildo de Quito empezó a organizar el gobierno civil, en 1536, con la elección del Alcalde Gonzalo Díaz de Pineda. En 1538, Lorenzo de Aldana fue nombrado Gobernador de Quito. El 29 agosto de 1563 se constituía la Real Audiencia de Quito con todas las provincias del sur, hasta Paita y Piura; por el Oriente, Quijos y los demás pueblos que se descubrieren; por el Occidente, hasta el Puerto de Buenaventura; por el Norte, Pasto, Popayán, Cali, Buga, Champachica y Guarchicona. Hernando de Santillán, fue su primer presidente. Poco después (1592) se daba la primera revolución, llamada “de las Alcabalas”, en contra del impuesto del dos por ciento sobre las ventas. Para sofocar la revuelta, el Virrey del Perú envió tropas y Alonso Moreno Bellido fue el primer apresado y asesinado político de la colonia.

Desde el 27 de mayo de 1717 la Audiencia dependió alternadamente del Virreinato de Nueva Granada y del Perú, hasta 1739 cuando se la anexó definitivamente al de Nueva Granada.

En 1765 estalló la “Rebelión de los Barios de Quito” con asaltos e incendios de las Casas del Estanco y la Aduana, exigiendo su eliminación y la expulsión de los españoles solteros.

Llegó a poner paz el Barón Luis Francisco Héctor de Carondelet (1799). Carlos Manuel Larrea escribió su biografía con una descripción del Quito de esa época con problemas parecidos a los de ahora: “…había pobreza, prolongadas sequías, erupciones volcánicas… Quito casi no conocía el orden ni tenía policía, los robos eran frecuentes y nadie podía andar libremente. Carondelet instituyó los serenos y celadores, la primera policía, y prohibió que nadie anduviera vagando por las calles después de las 9 de la noche… Reglamentó el juego del carnaval y luego prohibió y sancionó: 15 días de cárcel a los insolventes; a los indios 25 azotes; a los ciudadanos en general contribuciones en dinero para obras públicas. Reglamentó las peleas de gallos, prohibió que los frailes vayan. Tomó severas medidas para reprimir a los artesanos y obreros que los lunes vagaban borrachos…”

Los indios, al margen de todo gobierno, vivían al servicio personal de los españoles. Trabajaban en sus haciendas y en las de los curas. “En 1746, el cabildo abierto de Quito resolvió pedir a la Real Audiencia que despache auto con providencia para evitar acaparamiento de haciendas y tierras de labor por parte de eclesiásticos”. (Ayala Mora).

Los nativos también trabajaban en los obrajes, minas y cañaverales donde eran tratados como animales, según cuentan los historiadores.

La Audiencia vivía de la agricultura, ganadería y de la producción textil que gozaba de fama en el continente y Europa.

La ciudad crecía y exigía obras urbanas. Las primeras fueron para tapar las quebradas y empezaron por la que pasaba frente a la Catedral; y la instalación de pilas de agua, en 1610. Simultáneamente se buscaba una conexión vial de Quito con la Costa (Bahía de Caráquez, 1624). En 1735 se autorizó a Pedro Vicente Maldonado la apertura de la vía Quito-Esmeraldas.

Tanto se hablaba de Quito que en 1736 llegaron los científicos de la Academia de Ciencias de París, Luis Godin, Pedro Bouguer , Carlos de La Condamine, acompañados de los tenientes de navío españoles Jorge Juan y Antonio de Ulloa, y descubrieron cerca de la ciudad el equinoccio cero del planeta tierra.

Durante la colonia la ciudad había soportado tres erupciones del volcán Pichincha: 1539, 1566, 1660; cuatro terremotos: 1587, 1662, 1704, 1755; cinco epidemias de viruela y sarampión. En 1802 el Barón Federico Alejandro Von Humboldt investigó el territorio, hoy ecuatoriano, y no se explicaba cómo sus habitantes podían dormir tranquilos encima de tantos volcanes.

Sobre esta base creció Quito, la provincia de Pichincha y la república que siempre giró en torno a su capital.

INDEPENDENCIA

La ciudad tenía alrededor de 10 mil habitantes cuando empezaron los movimientos por la libertad ampliamente narrados por los historiadores. Quito protagonizó tres eventos importantes: la “Revolución de Quito” que originó el Primer Grito de Independencia, el 10 de agosto de 1809, el contraataque de fuerzas españolas venidas de Lima y Santa Fe, el apresamiento y asesinado de los líderes del movimiento: Morales, Salinas, Aguilera, Arenas, Riofrío, Larrea, Olea, Quiroga, Peña, Ascázubi y más de 200 quiteños (2 de agosto de 1810) y la furia popular reflejada en una cadena de enfrentamientos hasta cuando el general Simón Bolívar envió a sus generales. La independencia la consolidó el mariscal Antonio José de Sucre con su triunfo en la Batalla de Pichincha, el 24 de mayo de 1822.

A los pocos días, 29 de mayo, el Cabildo quiteño y las autoridades eclesiásticas suscribieron un Acta de Independencia y de Anexión a la Gran Colombia, como Departamento del Sur. Simón Bolívar llegó a Quito el 16 de junio y con su presencia se promulgó la Constitución Colombiana (24 de junio).

REPÚBLICA

El 13 de mayo de 1830 la Asamblea de Notables de Quito firmó el Acta de Separación de la Gran Colombia y empezó la vida del Estado independiente, Ecuador. Para primer presidente fue escogido el general venezolano Juan José Flores. A partir de entonces nueve quiteños han ocupado su lugar (Colección de Vistazo, Presidente del Ecuador).

Para esta nueva vida se escogió a Quito como capital, “por historia y tradición”, como dicen los quiteños, porque fue la sede de las más importantes culturas aborígenes, la capital del imperio Shyri, así como del norte inca, de la colonia, de la Gran Colombia.

La nueva estructura política pareció detener a los fenómenos naturales (solo hubo un terremoto en 1859), no así a las luchas políticas. En 1833 los miembros de “La Sociedad El Quiteño Libre” conspiraron contra el gobierno de Flores y fueron asesinados el coronel Francisco Hall, Nicolás Albán, Ponce y Echenique. El movimiento se extendió por toda la Sierra. El 6 de marzo de 1845 se dio la “Revolución Marcista” con la toma del cuartel de artillería. En 1875 fue asesinado en Quito el presidente Gabriel García Moreno.

La iglesia, con una intervención menos directa, le dio una mayor jerarquía a Quito. En 1849 el Obispado fue elevado a la categoría de Arzobispado. Nicolás Joaquín de Arteta y Calisto fue el primer Arzobispo. En 1877 el Arzobispo José Ignacio Checa y Barba, murió envenenado.

LIBERALISMO

En 1882 el país se levantó en contra del Jefe Supremo Ignacio de Veintemilla. En enero de 1883, durante la “Batalla de Quito”, el “ejército restaurador” derrotó al “ejército dictatorial” dirigido por Marieta de Veintemilla, hermana del presidente. En gratitud a este triunfo, las autoridades de Quito ordenaron la construcción de la Basílica del Voto Nacional inaugurada 105 años más tarde.

Los enfrentamientos continuaron con la “Batalla de Guayaquil” (9 de julio de 1883) cuando hizo su debut, de manera organizada, el “ejército liberal” liderado por Eloy Alfaro que marca otra etapa en la vida del país durante la cual Quito también tuvo una activa participación política.

A propósito del escándalo “Venta de la Bandera”, se dio en el país una secuencia de enfrentamientos entre liberales y conservadores. El “Combate en Quito” del 10 de abril de 1895 provocó la renuncia del presidente Luis Cordero, sustituido por el vicepresidente Vicente Lucio Salazar, también derrocado por los liberales que asaltaron los cuarteles de Guayaquil y designaron a Eloy Alfaro, Jefe Supremo. Batallando por el camino, con su ejército triunfante entró a la conservadora Quito, el 4 de septiembre del mismo año.

Al fin de su segundo mandato, en 1911, Alfaro fue derrocado pero regresó a su lucha. El 28 de enero de 1912 fue detenido en Guayaquil, el mismo día trasladado a Quito junto a Medardo y Flavio Alfaro, Ulpiano Páez, Manuel Serrano y el periodista Luciano Corral. Asesinados todos en el Penal García Moreno, luego fueron arrastrados por las calles. Es el episodio más bárbara que recuerda la historia nacional.

Luego llegó el socialismo, fundado como partido en 1926, y el comunismo, en 1931. En el desarrollo político posterior influyeron mucho sus ideas. En 1932 hubo “la guerra civil de los Cuatro Días” en rechazo a Emilio Bonifaz, presidente electo cuestionado por peruano. En La Internacional se dio, en 1934, la primera huelga de obreros fabriles. Esta ha sido la tónica de los últimos tiempos: huelgas y golpes de Estado. Fuera de lo común son las “tomas de Quito” que los indígenas vienen haciendo desde 1990, cuando se dio su Primer Levantamiento. Y algo repetido a los tiempos: una explosión del Pichincha en 1999.

PROVINCIA DE PICHINCHA

La política no alteró el desarrollo de Pichincha dividida en ocho cantones, cinco en la Sierra y tres en el subtrópico (Noroccidente). Los primeros son asentamientos históricos, mientras el poblamiento del Noroccidente es reciente. Empezó en Santo Domingo de los Colorados (antes cantón de Pichincha, ahora provincia independiente) con las leyes de colonización, estímulos a los caucheros y apertura de caminos. En sus bordes se afincaron inicialmente muchos oriundos de Loja, Manabí y Esmeraldas. Este cantón se convirtió en provincia el 6 de noviembre de 2007. El Noroccidente de Pichincha se proyecta en toda su extensión (5.766 kilómetros cuadrados) y con todo su potencial a partir de los años 70, con la apertura de la carretera Calacalí-Los Bancos-La Independencia.

Este desarrollo coincide con el inicio de la explotación y exportación petrolera (1972). A partir de entonces se vio en Pichincha, además de obras viales, el desarrollo de la industria. Comenzó con el “boom de la línea blanca” (refrigeradoras y afines) cuyas empresas exportaban sus productos a los países del Pacto Andino. Por los 80, los pichinchanos dieron impulso a la industria automotriz y sacaron al mercado la flor como un producto alternativo de exportación. Gracias a este impulso Ecuador se convirtió en el tercer exportador de flores en el mundo. Entre enero y noviembre 2011 había vendido 624 millones de dólares (Expoflores). Las flores se cultivan en los alrededores de Quito, principalmente en el Valle de Cumbayá, en los cantones Cayambe y Pedro Moncayo, antes zonas eminentemente agropecuarias. De Pichincha también se exportan productos no tradicionales como espárrago, brócoli, frutilla, tomate, babaco, etc.

Otra actividad importante es el turismo que Ecuador lo viene explotando de manera organizada desde los años 70. El Ministerio de Turismo dice que en el 2011 ingresaron al país 1’141.000 extranjeros, sin especificar cuántos de ellos son turistas. Estadísticas de comienzos del 2000 decían que Quito y Galápagos eran los destinos preferidos. A la provincia de Pichincha llegaban 234.000 visitantes extranjeros por año, 38% de lo receptado por el país (dato del Consejo Provincial de Pichincha). Supera a las provincias fronterizas y con puertos, sin embargo, las autoridades regionales buscan expandir la oferta de sitios de visita, especialmente en el Noroccidente.

PERSONAJES HISTÓRICOS DE PICHINCHA
Nacidos hasta 1905

PREHISPÁNICOS
Princesa Paccha, la última Shyri.
Rumiñahui, el último inca defensor del Quito ejecutado por los españoles en 1535.

COLONIA
Sebastián de Benalcázar. Conquistador y fundador de Quito.
Mariana de Jesús Paredes y Flores. Quito, 1618-1645. Religiosa que ofreció su vida a Dios para salvar a Quito de las catástrofes. Canonizada en 1950.
Eugenio de Santa Cruz y Espejo. Quito, 1747-1795. Médico, periodista, precursor de la independencia.
Juan Pío Montúfar, Marqués de Selva Alegre. Quito, 1759-1818. Lideró el movimiento independentista de 1809 junto a su hermano Pedro. Siguió sus pasos su hijo Carlos, fusilado.
José Mejía Lequerica. Quito, 1777-1813. Gran orador en las cortes de Cádiz, independentista, cuñado de Espejo.
Manuela Cañizares. Quito. De su casa salieron los conspiradores en la madrugada del 10 de agosto de 1809 para el grito de la independencia.
Manuela Sáenz. Quito, 1797-1856. “La Libertadora del Libertador” Simón Bolívar.
Artistas: Fray Pedro Bedón, Quito, 1556-1621, fundador de conventos, escritor y el pintor más importante del siglo XVI. Miguel de Santiago, 1625-1706, pintó muchas imágenes religiosas en los templos. Antonio Salas, Quito, 1790-1860, pintor paisajista, retratista, patriarca de varias generaciones de retratistas. Manuel Chili, Caspicara (Quito, entre 1720 o 1725-1795) y Bernardo de Legarda (Quito, muerto en 1773) son los mayores escultores del siglo XVIII.
Literatos: Dolores Veintimilla de Galindo, Quito, 1829-1857, poetisa romántica que terminó suicidándose.

REPÚBLICA

Luis Felipe Borja. Quito, 1845-1912. Jurista destacado, catedrático universitario.
Nicolás Joaquín Arteta y Calisto. Primer arzobispo de Quito, 1849.
Carlos María de la Torre. Quito. 1873-1968. Arzobispo de Quito en 1933, primer Cardenal.
Dolores Cacuango. Cayambe, 1881-1971. Indígena luchadora por los derechos de su comunidad.
Literatos e historiadores: Julio Zaldumbide, Quito, 1833-1881, gran poeta romántico. Gonzalo Zaldumbide, Quito, 1884-1967, prosista modernista, autor de Égloga Trágica. Federico González Suárez, Quito, 1844-1917, arzobispo de Quito y gran historiador. Aurelio Espinosa Pólit, Quito, 11 julio 1894-1961, religioso intelectual seguidor de los clásicos, escritor, creador de Biblioteca de Autores Nacionales. Jorge Carrera Andrade, Quito, 1903-1978, poeta del postmodernismo.
Artistas: Juan Manosalvas, 1840-1906, mejor pintor del siglo XIX. Joaquín Pinto, Quito, 1842, destacado pintor costumbrista.

PRESIDENTES QUITEÑOS
Javier Espinoza, Ignacio de Veintimilla, Emilio Estrada y Carmona, José María Velasco Ibarra, Federico Páez, Aurelio Mosquera Narváez, Camilo Ponce Enríquez, Rodrigo Borja, Fabián Alarcón Rivera.

No Comments

No Comments Yet!

No one have left a comment for this post yet!

Write a Comment

Deja un comentario

Traducir

diciembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a 1 suscriptor

A %d blogueros les gusta esto: