Ecuaprovincias | Homepage
Historia de Napo

Historia de Napo

ORÍGENES

Miguel Ángel Cabodevilla, en su libro ‘Los Huaorani en la historia de los pueblos del Oriente’, atribuye a las investigaciones arqueológicas del padre Porras, “el único arqueólogo que ha investigado la región amazónica de una manera continua”, datos de “la ocupación del valle de Misahuallí desde 11000 a.C.”

En el siguiente período histórico, en la cabecera del Napo estuvieron dos culturas asentadas en el sur, la llamada Pastaza (4000 a.C.) y la Upano o Sangay (aproximadamente el tercer milenio a.C.)

“Mientras en la zona andina se inician las grandes culturas precerámicas, después del año 3000 a. C., a lo largo de las tierras bajas, en los ríos de la gran amazonía, los antiguos cazadores-recolectores iniciaron un lento proceso de sedentarización llegando a formar cacicatos (o cacicazgos) absorbidos por la enormidad de la región. A esta etapa correspondería la Cultura Cosanga (420 a.C. y 700 d.C.), período este último a partir del cual, por violentos enfrentamientos, se produce una migración hacia la sierra dando lugar a la fase Cosanga-Píllaro. En uno o dos siglos de conquista inca y española, los cacicazgos y sus poblaciones desaparecen. Los pocos sobrevivientes se refugiaron en la selva y formaron sociedades de grupos independientes”.

Según una versión de Pablo Ospina que consta en la página web del Gobierno de la Provincia del Napo, el territorio Quijo se encontraba situado al Norte con el río Aguarico, al Sur con el Napo, al Este el territorio Omagua, entre los ríos Coca y Napo, sobre todo hacia la cordillera, en la llamada anticlinal del Napo.

Gutiérrez Marín en su libro Quijos (2009) menciona que la zona de Quijos o “Hatunquixos” era conocida por estar ubicada al otro lado del gran río, y de la cual se podía aprovisionar de canela, oro, entre otros productos.

Historiadores de la historia de la provincia dicen que las diferencias culturales con los pueblos del Napo y lo inhóspito del terreno para los habitantes andinos, no permitieron a los Incas desarrollar un sistema ordenado de sometimiento, tampoco la instalación de infraestructura permanente como fortalezas o ciudades; solamente un enlace de contactos y de intercambio comercial.

La zona de Papallacta era un centro de sanación y paso obligado para ingresar a tierras bajas. Igualmente se menciona que los Incas destinaron funcionarios de su administración para que establezcan mecanismo de gobierno con los habitantes de las tierras cálidas.

Los Omaguas ya habían tenido al menos un contacto con el Inca Huayna Cápac. Toribio de Ortigueira obtiene esta información a través de Isabel Guachi, quien estuvo en la expedición del Inca, dando la siguiente descripción: “Eran de buena disposición, bien ajustados, vestidos de manta y camisas del algodón pintadas de pincel y de diferentes pinturas”. En el caso de los Quijos, era evidente que su contacto con los pueblos de la sierra interandina era muy fluido al igual que con los Incas.

El libro de Cabodevilla agrega que los hombres de Huayna Cápac entraron hasta el río Coca y refirieron que el oriente “era una tierra en la que siempre llovía… era una casa sola, larga y grande; era gente que andaba desnuda a causa de ser la tierra muy caliente, gente muy viciosa y de muy poco trabajo, siempre traían sus arcos y flechas andando a la caza de papagayos y micos y que comían carne humana y que todos los más traían unos con otros guerras para comerse a los prisioneros en grandes fiestas…”

COLONIA

La región del río Quijos, “cuyo nombre darán los españoles a todo el conjunto de habitantes entre el curso superior del Napo y la ribera sur del Coca, fue seguramente la primera región amazónica ecuatoriana a la que accedieron los españoles”. El primero en ingresar fue Gonzalo Díaz de Pineda, en 1538, hasta la que llama provincia de Cosanga, anotó Miguel Ángel Cabodevilla, en su libro ‘Los Huaorani en la historia de los pueblos del Oriente’.

En 1548, Pedro de la Gasca dividió al Oriente en cuatro conquistas: Bracamoros, Yaguarzongo, Quijos (correspondía a lo que hoy es provincia del Napo) y Macas, a las que luego se agregaron Mainas y Canelos. La Provincia de los Quijos posteriormente se llamó Sumaco y la Canela o Provincia de la Coca. Eran un territorio rico en oro

Después, dice Enrique Ayala Mora en su libro Nueva Historia del Ecuador, se dio una cadena de expediciones, las más famosas, la de Gonzalo Pizarro, en 1541, que según Cabodevilla fue con “200 soldados y 4.000 cargueros indios serranos, caballos y unos miles de cerdos, buscando canela y regresó a Quito en 1543 con el mísero resto de sus tropas”. El 12 de febrero de 1542, Francisco de Orellana salió de Quito a descubrir el río Amazonas.

Cada exploración española que llegaba tenía que enfrentarse a los terribles quijos, que eran guerreros conocidos por su valentía y rebeldía, y por eso los españoles regresaban por rutas diferentes para no volver a encontrarse con sus temidas lanzas. A consecuencia de esto, en 1558, Don Sancho Hacho de Velasco, cacique de los indios tacungas, solicita al cacique de los quijos, cuñado suyo, que vaya a conversar con el Capitán Gil Ramírez Dávalos, en la Tacunga (actual Latacunga). A consecuencia de esto, el 6 de marzo de 1559 el Capitán Gil Ramírez Dávalos ingresa a la tierra de los quijos en compañía de 39 hombres y el 14 de mayo fundan la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Baeza del Espíritu Santo de la Nueva Andalucía, convirtiéndose en la ciudad más antigua de la Región Amazónica del Ecuador. Inmediatamente fue fundada la Gobernación de los Quijos, teniendo como capital Baeza y como gobernador a su fundador. En ese entonces, el gobierno de Quijos limitaba al norte con Mocoa y Sucumbíos, por el Sur con el Gobierno de Macas, por el Oriente con las misiones del Napo y Amazonas y por occidente con los Cofánes. Tenía trescientas leguas por lado.

El 14 de septiembre se posesiona el nuevo gobernador, el Capitán Rodrigo Núñez de Bonilla, el mismo que a fines de año realiza la segunda fundación con el nombre de Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Baeza del Espíritu de la Nueva Andalucía de Nuestra Señora de Nieva, a los dos costados del Machángara, cerca de Condijua.

LEVANTAMIENTOS Y DESCUARTIZAMIENTOS

Los españoles avanzaban en su conquista pese al rechazo indígena. Al final lograban dominar a los nativos y los sometían a la encomienda y maltrataban. En rechazo, el año siguiente (1560) los quijos realizan su primer levantamiento; los españoles los dominaron por intervención de Hacho de Velasco. En el mismo año muere Núñez de Bonilla y lo reemplaza Alonso de Bastidas. En la Noche Buena de 1561, Bastidas es sustituido por Melchor Vásquez de Ávila, pero no se posesiona sino hasta el 23 de junio de 1562, y un mes después los quijos se levantan por segunda vez. A solucionar este conflicto llega Andrés Contero como Teniente Gobernador.

En 1563 los españoles inician un nuevo proceso de expansión, pero antes pidieron permiso a Jumandi, cacique quijo, para avanzar al sur. Esta exploración comienza el 10 de marzo con la fundación de Ávila por Andrés Contero, a orillas del río Suno, seguida el 14 de agosto por la fundación de Alcalá del Río Dorado, en la cabecera del río Aguarico por Contero. Fue entonces cuando empezaron a esclavizar a los quijos, aunque les resultaba muy difícil someterlos, por su rebeldía y valentía. Cuando empezó la esclavitud, empezó también el maltrato, el abuso y el exceso de trabajo por lo que los quijos hacían continuos reclamos que no fueron escuchados hasta muchos años después, y por eso el Oidor Diego de Ortegón visita la región de los Quijos el 6 de septiembre de 1576 y recorrió la zona imponiendo sanciones y multas. En el mismo año es nombrado Gobernador de Quijos Don Agustín de Ahumada.

Una vez que el Oidor se fue, los españoles, resentidos y con ansias de venganza se desquitaron abusando aún más de los quijos. Es por esto que en 1578 se produce el gran levantamiento de los quijos. Jumandy fue nombrado gran cacique de guerra y encabezó la rebelión junto a Beto, Huami e Imbate.

Caracterizados por su valor, nunca fueron sometidos completamente, prefirieron morir o dejar su tierra antes que ser esclavizados. Una detalle de esos sucesos da Cabodevilla: los levantamientos de los quijos en 1562 y 1578, primeros registrados en la Amazonía, se dio por la invasión de su territorio y el sometimiento a la encomienda. “Nos dicen las crónicas que muchos indios huían expresando así su rebeldía y llegando incluso a sacrificar a sus hijos para no verlos esclavos”.

Los primeros logros de la rebelión se dan el 29 de noviembre (1578) cuando incendian y destruyen Ávila, continuando con Archidona, pero los españoles se defienden en Baeza y evitan su destrucción. Hasta entonces la rebelión era un éxito y Jumandy se alió con caciques indígenas de la Sierra para destruir Quito. Por la traición de algunos caciques de la Sierra, la rebelión es estanca en Baeza y los españoles vencen a los quijos. Jumandy y otros caciques son apresados y más tarde, ahorcados y descuartizados en la plaza de San Blas de Quito.

Las consecuencia de la fallida rebelión fueron nefastas, los españoles se vengaron agudizando su abuso y explotación hacia los quijos.

Entre 1580 y 1584, Agustín Ahumada es nombrado gobernador para este período.
En 1580 también llegaron los primeros sacerdotes dominicos, pero ningún gobernador, ningún sacerdote fue capaz de calmar las ansias de libertad de los quijos que intentaron otro levantamiento en 1590, en Sumaco. El líder era un hijo de Jumandy. Antes de ejecutar la nueva rebelión fueron descubiertos por los españoles que aumentaron aún más su maltrato y explotación, a tal punto que los quijos se dieron cuenta que la violencia no era un método de sobrevivencia y prefirieron huir de su tierra. Los de Ávila y Sumaco fueron aguas abajo y se internaron en la selva peruana, siendo hoy más de 10 000. Los del valle de Misahuallí (Archidona, Tena) fueron al sur y llegaron a territorios de los canelos, actualmente la Provincia de Pastaza. Y los del valle de Quijos (Baeza, Cosanga, Cuyuja) fueron a la Sierra o hacia Puerto Leguízamo en la amazonía del sur de Colombia. Los que se quedaron prefirieron vivir en el anonimato cultural para no ser reprendidos. Fue entonces cuando desapareció la nación de los quijos. Los quijos que quedaron pasaron a llamarse yumbos o alamas.

El libro de Cabodevilla agrega que en 1621, los jesuitas (primeros misioneros en la región) formaron el pueblo San Juan de los Omaguas –los omaguas se caracterizaban por su cabeza chata- a donde llegaron otros españoles que les llevaron a los indios a la boca del Suno a lavar oro, como esclavos. “No acostumbrados a recibir malos tratamientos, mataron a un encomendero que dio una bofetada al hijo de un curaca y se remontaron por la orilla opuesta más arriba del río Tiputini. Huidos se convirtieron por muchos años en el terror de las encomiendas, asaltaban convoyes en el Napo y haciendas”.

Después de los jesuitas, en 1633 llegaron los franciscanos al Aguarico y el Napo; en 1683 se adjudicó Canelos a los dominicos. En 1702, el Protector de Indios de San Francisco de Borja, capital de la Gobernación de Mainas se quejaba del “maltrato de los misioneros, justicias y tenientes a los indios”, pero los misioneros también estaban para vigilar el territorio. En 1706, los jesuitas denunciaban las invasiones portugueses a las misiones de Mainas. Es el primer caso de desmembración territorial denunciado por la historia.

Añade Cabodevilla que “en 1720 se conoce que los arianas cortaban la cabeza de sus víctimas y conservaban el cráneo en sus casas para sus ceremonias bárbaras. Tres años después causan nuevas muertes pero los españoles les persiguen y matan 11 arianas”.

“Entre este río Napo y Pastaza (hoy), hay algunas poblaciones de gentes desnudas, caribes que se comen unas a otras y a sus propios hijos, mujeres, cuando se enojan con ellos. Los principales grupos de indios en esa zona (además de los quijos y omaguas) eran los coronados y oas que habitaban por el río Arrabima, tributario del Pastaza. Sus más acérrimos enemigos eran los gaes que habitaban entre los ríos Bobonaza, Bohono y Tigre e incluso el Curaray. Han sido un tiempo los más belicosos y carniceros, eran famosos antropófagos. Comer carne humana era el principal fin de sus guerras con los coronados y otras naciones. Y tuvo el mayor enfrentamiento con los españoles… Ocupando desde la ribera izquierda del Tigre hasta el Napo y el Marañón, estaban los yameos. Sus mayores enemigos eran los masamaes e iquitos. De los iquitos se dice que también comían carne humana” (Cabodevilla).

“Entre 1767-1890, los primeros pueblos cambian de lugar y los exploradores españoles les van dando otros nombres genéricos: napos, quichuas, runas; záparos, sáparas, zaparros (aucas, jíbaros, infieles, salvajes); avigiras, avishiras, ahuishiris, aushiris, auchiris, etc.; encabellados: angoteros, piojes, cotos, orejones”.

En 1767 los jesuitas fueron expulsados del país y salieron sus 27 misioneros orientales. La labor se asignó a seglares y a los franciscanos y dominicos que fracasaron y “los indígenas retornaron a sus costumbres selváticas”. Para resolver el problema misional, el Rey dictó la Cédula Real de 1802 que influyó en el problema limítrofe con Perú porque segregó Mainas de la Real Audiencia de Quito pasándola al Virreinato de Lima.

REPÚBLICA

El 23 de junio de 1824, la Cámara de Representantes de la República de Colombia expidió la Ley de División Territorial que dividía a Colombia en 12 departamentos, cada con sus provincias y cantones. Quijos fue declarado cantón de la provincia de Pichincha, en el Departamento 10, llamado Ecuador. Durante estos años el Oriente estuvo abandonado, los misioneros disminuyeron, pero hubo afluencia de comerciantes, explotadores de oro y especerías, sobre todo, pieles, látex y la canela.
Con la constitución de Ecuador se pensó habría una integración amazónica real a la república, pero, según una cita de Restrepo: “Durante el período 1860-1912 se dieron en el Congreso Nacional más de 20 proyectos de ley para construir vías de enlace entre Sierra-Oriente; ninguno se ejecutó”. El más famoso fue el ferrocarril Ambato-Alto Curaray, rechazado por los políticos porque “nadie trafica por esas vías, la inmigración agrícola es un cuento y la colonización un disparate”.

Sin embargo, los buscafortunas atraídos por el caucho entraban a la zona como fuere. Se habían inventado los automotores con llantas y desde 1844 el caucho se convirtió en “necesidad industrial”. Entonces aparecieron muchos explotadores y se produjo el “boom” del caucho, árbol exclusivo de la Amazonía, que en lengua omagua significa “madera que llora”. Atrajo a la selva brasileña y peruana a masas de migrantes que empezaron a rodar en lanchas a motor, con armas de fuego, etc. “El patrón cauchero enganchaba trabajadores mestizos o indígenas adelantándoles bienes (armas, herramientas, ropas, adornos) que nunca terminaban de pagar acabando la relación en servidumbre. Los indios ‘salvajes’ que no aceptaban, eran capturarlos a tiros” (Cabodevilla).

En 1880 creció la demanda y al oriente ecuatoriano llegaron serranos de apellido Garcés, Cox, que se asentaron en las riberas del Curaray; Panduro, Andrade, Rodas, Torres, Abarca, Ron, en el Napo; los colombianos Llori, Mejía; los peruanos Arévalo, Sandoval, Pérez, etc., y europeos: Romagnoli, Roggeroni, en el Curaray y Napo. Fueron pequeños caucheros dependientes de las casas comerciales de Iquitos, más interesados en la formación de haciendas para vender sus excedentes alimenticios a la población gomera.

Este primer flujo de colonos creció con la Ley del Oriente de 1894 que le facultaba al Estado adjudicar a los colonos terrenos que ellos consideraban baldíos. Así se formaron las haciendas en la ribera del Napo y el camino que conduce al Puyo. En 1913 se agotó la explotación del caucho, en los años 30 se acabó el “boom del cacao” y los patrones pusieron a sus peones a lavar oro, entonces invadió al Oriente “la fiebre del oro”. (Cabodevilla).

PROVINCIA

El 29 de mayo de 1861, en la naciente república de Ecuador se dictó la Primera Ley sobre División Territorial creando 15 provincias, una de ellas, ‘Oriente’ con 2 cantones: Napo y Canelos. El cantón Napo comprendía desde el río Caquetá hasta el Napo. La capital de la provincia fue Archidona.

El 27 de marzo de 1897, por Ley de la Asamblea Nacional sancionada por el Presidente Eloy Alfaro el 14 de abril del mismo año, se creó la ‘Región de Oriente’ y con este antecedente, el mismo Alfaro dictó en 1899 la ‘Ley Especial de Oriente’, dándole a la Región un trato preferencial. Pero como en la Ley anterior, varios territorios amazónicos continuaron perteneciendo a provincias de la Sierra.

En 1920 se expidió una nueva Ley de División Territorial y se divide al Oriente en dos provincias: Napo-Pastaza, con su capital Tena, y Santiago-Zamora.

En 1955 Napo-Pastaza tuvo 4 cantones:
Cantón Napo con 5 parroquias: Tena, (cabecera cantonal); Loreto, Archidona, Puerto Napo y Arajuno.
Cantón Quijos con 4 parroquias: Baeza, (cabecera cantonal); Papallacta, Virgilio Dávila y El Chaco.
Cantón Sucumbíos (hoy provincia de Sucumbíos) con 7 parroquias: Santa Rosa de Sucumbíos (cabecera cantonal); Farfán, Putumayo, Sigue, Cuyabeno, La Bonita y el Playón de San Francisco
Cantón Aguarico (hoy provincia de Orellana) con 4 parroquias: Rocafuerte, (cabecera cantonal), Yasuní, Cononaco, y Francisco de Orellana.

El 22 de Octubre de 1959 se reformó la Ley Especial de Oriente y dividió la Provincia de Napo-Pastaza en Napo y Pastaza. Tena quedó como capital de Napo.

La provincia de Napo ha tenido en dos ocasiones separaciones territoriales. En 1989 parte de su territorio fue a la provincia de Sucumbíos y en 1998, a la provincia de Orellana.

PERSONAJES HISTÓRICOS

DIAZ DE PINEDA Gonzalo. Español iniciador de la expedición al País de la Canela, en 1538.
ORELLANA Francisco de. Español, descubridor del Río Amazonas.
GIL RAMÍREZ DÁVALOS. El 6 de marzo de 1559 ingresó a la tierra de los quijos en compañía de 39 hombres y el 14 de mayo fundó la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Baeza del Espíritu Santo de la Nueva Andalucía, la ciudad más antigua de la Región Amazónica.
RODRIGO NÚÑEZ DE BONILLA. El 14 de septiembre 1559 se posesionó como gobernador de Baeza y a fines del mismo año realizó la segunda fundación de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Baeza del Espíritu de la Nueva Andalucía de Nuestra Señora de Nieva.
JUMANDI. Cuando comenzó la esclavitud de los españoles con maltrato, abuso y exceso de trabajo, los quijos reclamaron, al no ser escuchados, en 1578 realizaron un gran levantamiento que resultó exitoso. Jumandy fue nombrado gran cacique de guerra y encabezó la rebelión junto a Beto, Huami e Imbate. Luego Jumandi inició otra rebelión y con otros caciques pretendió destruir Quito. Apresados todos, fueron ahorcados y descuartizados en la plaza de San Blas de Quito.
RON Abraham. Nació en Pomasqui, Pichincha y llegó como profesor a Puerto Napo, Tena. Fue uno de los primeros colonos dedicado a la explotación de la tagua, caucho y al comercio.
SANMIGUEL ROMAN Carlos Fernando. Quito, 1895-1972. Hijo de un español y una riobambeña, llegó al Oriente como colono. Formó la hacienda Arcadia y se dedicó a la agricultura y ganadería. Dio la voz de alerta de la invasión de los peruanos en 1941 pero los militares no le creyeron hasta tres días después cuando se dio el ataque.
VACAS GALINDO Enrique. Religioso, defensor del territorio nacional frente a los peruanos.

No Comments

No Comments Yet!

No one have left a comment for this post yet!

Write a Comment

Deja un comentario

Traducir

diciembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a 1 suscriptor

A %d blogueros les gusta esto: