Ecuaprovincias | Homepage
Loja actual

Loja actual

DIVISIÓN TERRITORIAL

CANTONES:

  1. LOJA
  2. CALVAS
  3. CATAMAYO
  4. CELICA
  5. CHAGUARPAMBA
  6. ESPÍNDOLA
  7. GONZANAMÁ
  8. MACARÁ
  9. OLMEDO
  10. PALTAS
  11. PINDAL
  12. PUYANGO
  13. QUILANGA
  14. SARAGURO
  15. SOZORANGA
  16. ZAPOTILLO

LOJA

214.855 habitantes (Censo 2010). Cabecera cantonal y capital de la provincia: Loja. Parroquias rurales: Chantaco, Chuquiribamba, El Cisne, Gualel, Jimbilla, Malacatos, San Lucas, San Pedro de Vilcabamba, Santiago, Taquil, Vilcabamba, Yangana, Quinara. (AEROPUERTO: en cantón Catamayo)
DISTANCIAS TERRESTRES: De Loja a: Quito 647 kilómetros, Guayaquil 415, Machala 235, Cuenca 205, Zamora 64.
ESCENARIOS DEPORTIVOS: Estadio de Loja para 20.000 espectadores.

Historia

La ciudad de Loja fue fundada en el vértice formado por el río Malacatos al desembocar en el río Zamora, a 2.135 metros sobre el nivel del mar, con un clima de 15.3°, la capital de la “Centinela del Sur” pasó en los últimos años a constituirse en un atractivo turístico por la restauración arquitectónica que dio vida a monumentos abandonados y convirtió a su centro histórico en hermosas callejuelas policromadas, efecto de la pintura con colores fuertes usada en las fachadas de sus casas, puertas y ventanas. Las ventas ambulantes fueron “encerradas” en los modernizados mercados populares, algunos, incluso, con escaleras eléctricas.

La clasificación de la basura –vegetales en un tarro, desechos químicos en otro-, así como el adecuado tratamiento de estos desperdicios por parte del Municipio, le dieron a Loja la fama de la ciudad más limpia del país, modelo ecológico del mundo, premiada por organizaciones internacionales. Este cambio atrajo a los turistas.
Puntos de visita: Loja es una ciudad de monumentos y parques. La Puerta de la Ciudad es un impresionante monumento parecido a las fortalezas del medioevo.

Su mayor parque recorre la orilla de los tres ríos que cruzan la capital: Zamora, Malacatos y Jipiro.

A continuación está el Parque Recreacional Jipiro, de 10 hectáreas, con el Complejo Ferial Internacional, el Conservatorio Nacional de Música Bustamante Celi, el lago Jipiro, réplicas de las diversas arquitecturas de la humanidad, muestras de las culturas aborígenes americanas e infraestructura para el entretenimiento familiar.

En el Parque Central se concentran los edificios de los poderes públicos y religiosos, con la Catedral.

Otras iglesias y conventos de sobria arquitectura se observan en los parques Santo Domingo, San Francisco y la Plaza de San Sebastián o de la Independencia que tiene una moderna torre-reloj de 32 metros de altura.

Los restaurantes del Parque de El Valle ofrecen platos típicos lojanos.

Al suroriente de la ciudad de Loja se encuentra el Parque Nacional Podocarpus, 146.000 hectáreas compartidas con la provincia de Zamora. Es uno de los bosques húmedos de mayor diversidad del mundo, centinela de las Lagunas del Compadre, a 2.800 y 3.000 m.s.n.m. Tiene 70 especies de plantas, 400 especies de aves, muchos otros animales, 360 variedades de orquídeas.

En el mismo cantón está Vilcabamba, en quechua, Huilcopamba que significa Valle Sagrado, a 40 kilómetros de la ciudad de Loja, es un valle a 1.400 m.s.n.m., con 18 y 22° de temperatura, regado por los ríos Chamba y Uchima. Sus casas están construidas con tapia, adobe y madera. Se cultiva maíz, maní, plátano, tabaco, caña de azúcar, yuca, cítricos y frutales. Un alto porcentaje de su población llega a longevo, con sus facultades vitales intactas y no es raro encontrar a un anciano centenario realizando faenas agrícolas como cualquier agricultor de 45 o 50 años. Es la razón por la cual se le conoce como “isla de la longevidad” que llama la atención de los científicos y turistas. Atribuyen la buena salud de los longevos al agua de los ríos que le rodean, capaz de eliminar el colesterol y curar el reumatismo.
A 30 kilómetros de la ciudad de Loja está el valle de Malacatos, famoso por sus frutas, cañaverales y buen aguardiente.

A 10 kilómetros de Vilcabamba, en Quinara destacan los callejones formados por erosión eólica y cuevas en las cuales, se dice, podría estar enterrado el tesoro que era llevado a Cajamarca para pagar a los españoles por el rescate de Atahualpa.

En el cantón Loja también está el Santuario de el Cisne, un templo estilo gótico levantado en una humilde aldea de campesinos ubicada sobre una cumbre a 2.400 m.s.n.m. Allí está la Virgen María tallada en el siglo XVI por Diego de Robles, en Quito, a donde acudieron los campesinos para llevarla a su ermita construida en 1594. Su nombre lo debería al Obispo Luis López de Solís, miembro de la Real Orden de los Caballeros del Cisne fundada por el Príncipe Elector de Prusia Federico II. Los campesinos le celebran dos fiestas al año: 30 de mayo y 15 de agosto. La última incluye una peregrinación impresionante de 70 kilómetros, a pie. Miles de fieles que se pelean por cargarla durante tres días para llevarla a Loja donde desde el 20 de agosto preside la feria internacional (religiosa, comercial, agrícola) del 8 de septiembre instituida por el Libertador Simón Bolívar. “La churona”, como se la conoce popularmente a esta imagen por su cabello enchurado, retorna al santuario el 1 de noviembre, también en hombros de sus fieles.

CALVAS

28.185 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Cariamanga. Parroquias: Colaisaca, El Lucero, Utuana, Sanguillín. Está a 106 kilómetros al sur de la ciudad de Loja. Sus habitantes se dedican principalmente a la agricultura y ganadería, pero también registra un importante movimiento comercial.

CATAMAYO

30.638 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Catamayo. Parroquias: El Tambo, Guayquichuma, San Pedro de la Bendita, Zambi. AEROPUERTO: nacional.

Historia
El Valle de Catamayo, a 38 kilómetros, es la puerta de la ciudad de Loja. Allí está el aeropuerto más importante de la provincia. Camilo Ponce Enríquez, y en este punto cruzan todas las carreteras. Su extenso centro recreacional y turístico, el Guayabal, construido por PREDESUR en 1981, es su principal lugar de asueto.

CELICA

14.468 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Celica. Parroquias: Cruzpamba, Pózul, Sabanilla, Tnte. Maximiliano Rodríguez.

Los historiadores dicen que su nombre significa “Celestial”. Está a 150 kilómetros al Sur de la ciudad de Loja. Es un territorio lleno de paisajes, montañas, valles. Sus habitantes se dedican a la agricultura y ganadería, principalmente.

“La conjunción indígena español de los habitantes celicanos, se manifiesta a través de las fiestas populares, donde afloran las costumbres, tradicionales, creencias, practicas religiosas y profanas de todo orden: 12 de diciembre fiestas cívica aniversario de cantonización; 29 de junio de fiesta religiosa comercial en honor a los apóstoles San Pedro y San Pablo; 24 de noviembre fiesta religiosa comercial en honor a la Virgen del Rosario.

Las serenatas: tanto en el medio urbano como en el rural, es una hermosa costumbre sobre todo para disfrutar de folclor musical y de las coplas. Las serenatas con las cuales jóvenes enamorados conquistan el corazón de las bellas chiquillas celicanas, las mismas que de acuerdo a la ocasión tiene un mensaje melodioso y literario especial”, se anota en http://www.lojaturistico.com/?q=node/103

AEROPUERTO: Camilo Ponce Enríquez, en Catamayo, a 20 minutos de Loja.

CHAGUARPAMBA

7.161 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Chaguarpamba. Parroquias: Buenavista, El Rosario, Sta. Rufina, Amarillos.

Chaguarpamba es una palabra del dialecto palta, formada por dos vocablos: chahuar=penco, cabuyo; y pamba llanura, planada, superficie plana. Por lo tanto, su significado es: llanura de chaguarqueros o cabuyos; planta típica de este lugar. Se encuentra a 111.4 Km de la ciudad de Loja. Es paso obligado a la Costa, concretamente a la provincia de El Oro. Es un cantón eminentemente agrícola y ganadero.

ESPÍNDOLA

14.799 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Amaluza. Parroquias: Bellavista, Jimbura, Sta. Teresita, 27 de Abril, El Ingenio, El Airo.

Está situado a 166 kilómetros al suroriente de la ciudad de Loja, frontera con Perú.

GONZANAMÁ

12.716 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Gonzanamá. Parroquias: Changaimina, Nabacola, Purunuma, Sacapalca.

Está en el centro de Loja y se le considera la “”Capital Agrícola, Ganadera y Artesanal de la provincia de Loja”.

MACARÁ

19.018 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Macará. Parroquias: Larama, La Victoria, Sabiango.

Este cantón está a 195 kilómetros al sur de Loja, sobre la línea de frontera. Es un valle extenso donde se cultiva principalmente arroz.

Está cruzado por el río del mismo nombre que constituye el límite con Perú. En sus riveras hay balnearios visitados por turistas nacionales y extranjeros. La ciudad tiene gran movimiento comercial.

OLMEDO

4.870 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Olmedo. Parroquias: La Tingue.

Está a 98 kilómetros de la ciudad de Loja y es el cantón más pequeño de la provincia. Sus habitantes se dedican especialmente al cultivo del café. También maní, frutos y granos.

PALTAS

23.801 habitantes (2010). Cabecera cantonal: San Pedro Apóstol de Catacocha. Parroquias: Cangonamá, Guachanamá, Lauro Guerrero, Orianga, San Antonio, Casanga, Yamana.

El cantón Paltas debe su nombre a la etnia preincaica Palta. Paltas fue cantonizada el 25 de junio de 1824.

Su cabecera cantonal, Catacocha , a 97 kilómetros de la ciudad de Loja, antes fue Colanga, la capital construida por los paltas en lo alto de una montaña, al filo de un abismo para vigilar los valles. Los incas la denominaron Catacocha y los españoles establecieron allí uno de sus principales asentamientos llamado Doctrina de Santo Domingo de Catacocha. Es una ciudad rodeada por los cerros Pisaco, Pisaquilla, Pisaquita, Guanchuro y el abismo Shiriculapo conocido como el Balcón del Inca porque es un balcón natural cortado en la montaña. “Cuenta la historia que los Paltas fueron una tribu belicosa que se opuso tenazmente a la expansión del Tahuantinsuyo e inclusive colaboraron con la colonización de los españoles. Sus tradiciones aún se imponen en el que fuera su principal asentamiento: Catacocha, aquí el Shiriculapo esconde muchos secretos, puesto que a sus pies muchas vidas se ofrendaron a los dioses paganos”, se anota en visitaecuador.com.

En el Museo “Hermano Joaquín Liébana Calle”, del colegio de los Maristas, se puede observar vestigios de esa cultura,

En los tiempos modernos se han escuchado leyendas de amantes frustrados que se han lanzado de esta montaña.

La arquitectura de Catacocha data del siglo XVIII. Por sus calles angostas con casas de aleros, ventanas y balcones de madera que dan forma a románticos portales, Catacocha fue declarada en 1994 Patrimonio Cultural de la Humanidad.

PINDAL

8.645 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Pindal. Parroquias: Chaquinal, 12 de Diciembre.

Está a 217 kilómetros de la ciudad de Loja. Se destaca por la ganadería y agricultura. Es un gran productor de maíz.

PUYANGO

15.513 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Alamor. Parroquias: Ciano, El Arenal, El Limo, Mercadillo, Vicentino.

Está a 178 kilómetros de la ciudad de Loja. Su gente se dedica a la agricultura y ganadería.

Posee un gran patrimonio natural y cultural, gracias a la diversidad de pisos climáticos.

Puntos de visita: Bosque Petrificado de Puyango, repartido entre las provincias Loja y El Oro, tiene aproximadamente 3.000 hectáreas con vestigios paleontológicos de un bosque de árboles gigantes.

QUILANGA

4.337 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Quilanga. Parroquias: Fundochamba, San Antonio de las Aradas.

Está a 99 kilómetros de la ciudad de Loja. Sus habitantes se dedican a la agricultura, principalmente al cultivo del café.

SARAGURO

30.183 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Saraguro. Parroquias: El Paraíso de Celén, El Tablón, Lluzhapa, Manú, San Antonio de Cumbe, San Pablo de Tenta, San Sebastián de Yúluc, Selva Alegre, Urdaneta (Paquishapa), Sumaipamba.

Este cantón está a 64 kilómetros de la ciudad de Loja, en la carretera que une a Loja con la provincia del Azuay.

Saraguro se deriva del kichwa “Sara” que significa maíz y “juru” o “jora” que significa maíz germinado. En consecuencia, la palabra Saraguro significaría “tierra agobiada de frutos o maíz germinado, preparado para la chicha de “Jora”, o sea, que este lugar es por antonomasia la tierra de la famosa chicha de maíz elaborada desde tiempos muy remotos”, se dice en lojaturistico.com.

Los historiadores dicen que en tiempos antiguos, esta tierra fue habitada por los Paltas. Y como varios autores, el famoso arqueólogo Max Uhle creía que por sus características étnicas, los saraguros eran cuzqueños traídos por los incas, como mitimaes. Otros afirman que los saraguros son de origen boliviano, de la zona del Lago Titicaca o Cochabamba. Los saraguros habrían heredado de esas etnias los rasgos faciales, su estatura y contextura física. Ellos son alegres y muy inteligentes. Mantienen su vestimenta y costumbres. Viven de la agricultura, la ganadería y su colorida artesanía. Cultivan básicamente cereales. Además poseen minas de mármol de excelente calidad. Un gran atractivo de Saraguro son sus ruinas incásicas.

Fiestas:
Pawkar Raymi: 21 de marzo
Inti Raymi: 21 de junio
Kolla Raymi: 21 de septiembre
Kayak Raymi: 21 de dicimbre
Aniversario de cantonización: 10 de marzo
Corpus Christi: en junio
Semana Santa: marzo y abril
Día de los Reyes: 6 de enero
María Auxiliadora de Zhindar: 24 de noviembre

SOZORANGA

7.465 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Sozoranga. Parroquias: Nueva Fátima, Tacamoros.

Está a 159 kilómetros de la ciudad de Loja, en las faldas de los cerros Insana y Jatumpamba. Se caracteriza por tener mujeres hermosas y hombres ilustres. Por eso la llaman ‘La Atenas de la Provincia de Loja’

Por tradición la población de Sozoranga se dedica a la agricultura, ganadería y artesanía.

ZAPOTILLO

12.312 habitantes (2010). Cabecera cantonal: Zapotillo. Parroquias: Cazaderos, Garza Real, Limones, Paletillas. Este cantón está a 220 kilómetros de Loja, en la línea fronteriza con Perú.

Es considerado el oasis de Loja. En este valle de clima subtropical crecen guayacanes y hualtacos, palmeras, tamarindos y algarrobos. Su gente es muy comunicativa y laboriosa.

La ciudad de Zapotillo se destaca por su arquitectura, construcciones con amplios aleros y corredores, rodeadas de palmeras, tamarindos y algarrobos.

POBLACIÓN

Loja es una provincia eminentemente mestiza. Solo tiene un asentamiento indígena en Saraguro.

“ALMA LOJANA”

Para construir lo que tiene, en un entorno natural adverso, el lojano usó su fortaleza, imaginación y romanticismo exaltados hermosamente por el famoso periodista y poeta lojano, ya fallecido, Alejandro Carrión Aguirre, durante su “paseo sentimental por los pintorescos rincones lojanos”, según cita Jaime Rodríguez en el libro “Antología de la música lojana”.

“Catamayo, un valle donde el verde recorre todas las gamas, cubierto de caña de azúcar militarmente agrupada en compactos cuarteles rectangulares, dominados por la mole del ingenio Monterrey fabricando dulzura…

Si partimos de Loja hacia el sur, por la angosta carretera que trepa el nudo de Cajanuma, vamos en pos de sorpresas que nos depara una tierra tibia, poblada de resedas, jazmines y guangalos de flores estrelladas que perfuman el aire suave y gentil, donde los naranjales alegran los ojos con sus grutas doradas. Pasaremos primero por el mínimo valle de Rumishitana, al pie del cerro de Loyola Cruz, donde se descubrió la quina, el polvo blanco vencedor de la fiebre, el primer remedio verdadero que conoció el género humano, contenido en la corteza de un esbelto arbusto de anchas hojas brillantes y flores sonrosadas, la cascarilla de los indios, la Cinchona officinalis de los botánicos, en cuya leyenda hay una virreina agonizante y habilidosos jesuitas de pasos impalpables que salvan vidas con un polvo misterioso del que más tarde Pelletier extrajo la droga milagrosa…

Más allá de Taxixhe y Landangui, con la refulgente cúpula azul de su iglesia, se levanta Malacatos. Un valle paradisíaco, donde nos cuenta el Doctor Carlos Manuel Espinosa, que el 30 de agosto de cada año se realizaba un espectáculo de singulares y pintorescas remembranzas: “La Escaramuza”, refriega de gente a caballo con apropiados vestidos de la época. Su animador y preparador, don Miguel Rodríguez, condujo la tradición por muchos años. En casa de este hombre de bien, se asegura que Cueva Celi escribió ese hermoso pasillo que dice: “Noches de luna, claras como el día/ noches de luna, de la tierra mía/ casas blanqueadas, naranjos en flor,/ callejas calladas, sendero de amor”…

Entramos en Vilcabamba uno de los pockets of longevity que asombran al mundo contemporáneo: en el pequeño valle, cuya temperatura primaveral jamás varía; en el dormido pueblecito, con su iglesuca, su río chiquito, sus casitas de teja con paredes de adobe; en las huertas de plátano y de yuca, de café y tabaco, jalonadas de naranjos y limoneros, viven amables y charlatanes viejecillos, de los ochenta a los ciento veinte años, en quienes la avanzada edad no muestra síntomas de decrepitud, de debilidad, de infantilismo; los ancianos de esta isla de la vida, a quienes por milagro ha olvidado la muerte, tienen ágiles las piernas, activos la memoria y los sentidos y sonríen con la sabiduría que da el haber vivido un siglo sin la obsesión de la enfermedad, sin el temor a la muerte y sin la ambición de la riqueza y del poder: son simples campesinos habitantes de la última Shangri La, y tienen unos rostros dignos de ser pintados por Goya. En Vilcabamba, también se hace música y se canta al compás de la guitarra…

Hacia el sur-oriente, llegamos al largo y angosto valle de Piscobamba, repleto de leyendas, donde siendo huésped de la hacienda “La Palmira” escribió el Padre Solano su “Jardín Botánico” y en cuyas alturas se halla la “Cueva de los Gentiles”, hito obscuro y profundo de la cultura de trogloditas. En este valle talvez en la propia hacienda de “Quinara”, fue donde desolados indios enterraron los siete guandos de oro que llevaban a Cajamarca para salvar la vida de Atahualpa…

Más allá, pasando el ancho y fértil valle de Palanda, embebidas por la selva, las ruinas de la ciudad de Valladolid recuerda el más furioso alzamiento de indios de la historia de América, cuando media docena de ciudades y sus pobladores blancos y mestizos fueron pasados al olvido hace más de trescientos años… (Este es parte del escenario de la novela de Angel Felicísimo Rojas, “El éxodo de Yangana”.)

Al final de la cuesta de Ambocas, que el automóvil sube con fatiga, como en un absurdo cuento de Hadas, aparece una inmensa catedral gótica, ebria de blancura, cargada de gárgolas, anclada justo al lomo de la serranía, en medio de un descoyuntado pueblecito de indios: es el santuario de Nuestra Señora del Cisne… Diego de Robles, imaginero español quiteñizado, esculpió en madera de cedro la imagen, llena de clara y suave belleza, con su precioso niño Dios en los brazos; los campesinos la visten de indiecita y de chola, pero también, desde su pobreza, la han coronado de oro, esmeraldas y rubíes…

Los indios viven al norte, en el cantón Saraguro. En él residen los descendientes de los mitimaes cuzqueños que Huaynacápac, el inca que conquistó el reino de los Shyris estableció como valla infranqueable para los levantiscos, ariscos, indomables cañaris del Azuay, brava gente conquistada por las armas, pero nunca suficientemente integrada al imperio…”

EL CHASO

“Hacia el sur, hacia la frontera con el Perú –los cantones Gonzanamá, Calvas, Paltas, Macará, Celica, Alamor y Puyango- está la tierra de los chasos, el mestizo claro, más blanco que indio, buen jinete, gran conversador, con su lazo de vaquero y su carabina, ganadero del ganado de su patrón, contrabandista a ratos, a ratos bandolero batiéndose con los “rurales” y a veces “rural”, cuidando la propiedad y defendiendo la ancha paz del campo, agricultor cuando la erosionada tierra lo permite, aventurero y cantor…”

El chaso con s, o chazo con z, marca una identidad genética lojana cuyo origen es explicado en la revista institucional del Consejo Provincial de Loja: “Los conquistadores vinieron sin mujeres y tomaron a las indias para satisfacer su lujuria y de esta mezcla nace un híbrido, indio español, dando origen al mestizaje con características genéticas diferentes a los nativos, por ello en toda la provincia sus habitantes en un 80% son mestizos con piel blanca, ojos con pigmentos verdes o azules, barba y pelo rojo o dorado, extrovertidos, soñadores y con una característica de ser andariego. A este personaje campesino descrito se le tilda con el calificativo de Chazo Lojano”.

VERSOS Y NOTAS

El chaso es “dueño de timbrados acentos para las remembranzas del pasillo, las historias románticas de los valses criollos, sus chilenas, el ritmo inconfundible de las habaneras… Catacocha y Celica, son sitios donde familias enteras de música enriquecen el pentagrama nacional”.

Pero no solo los chasos hacen música, también los citadinos y los indígenas. Los últimos, según dice Franklin Barriga López en su libro “Etnología Ecuatoriana”, mitimaes arrancados de su lugar de origen, tienen aparejada la música a su espíritu de melancolía producido por la ausencia. “Por eso gusta del yaraví y otras melodías deprimentes…”

La vocación musical fue alentada por los párrocos que incentivaban en los vecinos de los pueblos el arte del canto para el acompañamiento de las misas. “Así, el cantor llegaba a ser, no solo el acompañante indispensable del párroco, sino también una especie de líder comunitario”, dice el libro Loja Siglo XXI. En la ciudad de Loja, fray Antonio de la Vega, del Convento de San Francisco, formó una escuela de música para que los jóvenes lojanos aprendieran a tocar el órgano. De allí salieron grandes intérpretes y compositores de música sacra y popular.

Otro Carrión -porque la música, las letras, las familias en Loja giran alrededor de los mismos apellidos- Germán Carrión Arciniegas, también periodista, dice en el libro “Antología de la Música Lojana” que entre “1914-1925 hubo en Loja tantas bandas de música como las hay a fines de la centuria… Loja, proporcionalmente al volumen de su población, es una de las ciudades del mundo con más altos índices de gusto musical”.

Y atrás de una nota hay siempre un verso salido del gusto por la lectura. Benjamín Carrión Mora lo dice en el prólogo de la “Historia de Loja y su Provincia”: “Vidas ilusionadas y muchachas las nuestras, 1914, en el lejano y abandonado pueblo provinciano, donde llegaba el libro con el poder transubstanciador de la emoción o de la idea. Avidez límpida la nuestra, al margen de las clases colegialas, por saber, en los tercetos del Dante, los amores con Beatriz, porque ya todos –inocente precocidad provinciana- teníamos Beatrices en nuestras vidas… Y avidez también, con lágrimas, con rabia, con ganas invencibles de componer el mundo, al leer, -eso sí ya un poquito a escondidas- las injusticias y la maldad de los hombres, en la historia tremenda de Juan Valjean, el presidiario santo de Los Miserables de Hugo”.

Esto es parte de la “lojanidad”. ¿Qué es la lojanidad?… ¿Qué somos los lojanos?, se preguntaba Manuel Agustín Aguirre, uno de sus valiosos hijos intelectuales. La respuesta la dio él mismo: “…el lojano es sincero, reflexivo y heroico. Guarda la serena majestad de las montañas y en su alma se abrillanta el fulgor de sus diáfanos soles. Rehuye el artificio pueril. En el idioma, usos y costumbre, aparece como naturalísimo, transparente en toda su pureza. Inteligente y experto, la ciencia y el arte han encontrado siempre en él un valioso auxiliar, celoso de su dignidad”. Otro de sus grandes hijos intelectuales, Benjamín Carrión, decía que: “Hay un modo de hablar, un modo de andar, un modo de pensar lojanos”.

FIESTAS DE LA PROVINCIA

Mayo 30 y agosto 15: Fiesta de la Virgen de El Cisne.
Junio 25: Día de la provincia de Loja.
Agosto 10: Feria Internacional de Macará.
Agosto 30: En Malacatos, “La Escaramuza”, refriega de la gente a caballo, con vestidos de la época colonial, con el acompañamiento de bandas de músicos.
Septiembre 1 al 15: Feria de Integración Fronteriza de Loja, instituida por el Libertador Simón Bolívar.
Diciembre 8: Fundación de Loja.
Todo el año: fiestas de fundación y religiosas en todos los cantones y pueblos con retretas, juegos pirotécnicos, vacas locas, lanzamiento de globos, disfraces, etc. Peleas de gallos.

GASTRONOMÍA

Cecina, fritada, arvejas con guineo, chanfaina, tamal lojano, repe, humitas, cuy asado, molloco, tortillas de gualo, miel con quesillo, higos pasados, quesadillas, sango.

ECONOMÍA

PRODUCCIÓN
En hectáreas y unidades-

  1. Maíz 52.000
  2. Café 33.000
  3. Fréjol 17.500
  4. Cereales 10.000
  5. Caña 5.800
  6. Maní 4.500
  7. Vacunos 550.000
  8. Porcinos 300.000
  9. Caprinos 300.000
    (Censo Agropecuario 2000)

MOVIMIENTO ECONÓMICO

De 1’200.000 hectáreas que aproximadamente posee la provincia lojana, menos de la mitad se dedica a la agricultura y ganadería, “110.000 se han destinado a cultivos, 420.000 a pastos. El resto son terrenos con forestación natural y reforestación, terrenos gravemente erosionados y altas montañas” (“Loja Siglo XXI”). A pesar de ello, la mitad de la población se dedica a la agricultura, la cuarta parte al comercio y el resto a otras actividades.

Estas obras de riego y programas de reforestación han permitido una recuperación del suelo lojano dedicado especialmente al cultivo de maíz, café, fréjol y cereales.

Lo que produce y posee la tierra lojana es aprovechado no solo para el consumo primario, sino también para la industria. En 1959 se instaló la primera industria en Catamayo, el ingenio azucarero Monterrey Malca. Desde entonces, hasta la fecha, aunque lentamente, surgieron alrededor de 15 industrias grandes: camal frigorífico, productos lácteos, cárnicos y farmacéuticos, especerías, fábrica de ladrillo y teja, de madera y parquet, muebles, molino y pastificio, vidrios, cerámica, sistemas informáticos, envasado de agua. Y se calcula que existen más de 100 pequeñas empresas que elaboran alimentos, textiles, papel, productos de madera y minerales no metálicos.

MEDIOAMBIENTE

PAPEL ARRUGADO
Vista en el mapa, la provincia de Loja es una bota con su manga en la Sierra y la planta que equivale a las dos terceras partes del territorio, en la Costa. A eso debe la variedad de climas y alturas que van de 500 a 1.700 metros sobre el nivel del mar, en sus mesetas
y valles. Más de 1.700 metros en la serranía.

Cuenta la anécdota que cuando luego de una visita a esta provincia a un presidente le preguntaron, ¿qué le pareció Loja? Él, agarró un papel, lo arrugó, lo puso sobre su escritorio y dijo: “Esto es Loja (un papel arrugado)”.

Cruzado por la Cordillera de los Andes, el suelo lojano es un tejido de pequeñas cadenas montañosas y nudos con cumbres que no sobrepasan los 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar, entre las cuales los ríos y quebradas abrieron su curso para formar pequeños valles cálidos, fértiles, que rompen la monotonía del paisaje semidesértico y ventoso.

RÍOS
El río Catamayo que nace en Lagunas del Compadre, en la cordillera Sabanilla, es “la columna vertebral líquida de Loja” y de la cuenca Catamayo-Chira de Ecuador y Perú. En Loja se benefician de sus aguas los valles: Vilcabamba, Malacatos, Solanda o Quinara, Guayabal, El Tambo, Casanga, Macará, Alamor y las llanuras de Zapotillo. En Perú, Quiroz y San Lorenzo. Otros contribuyentes hídricos, también de uso binacional son, los ríos Macará, Malacatos, Puyango.

FLORA
Clima templado andino: plantas coníferas autóctonas e introducidas: helechos y orquídeas, sauces y alisos, capulíes y eucaliptos. El árbol símbolo: podocarpus o romerillo.
Clima seco: algarrobos, cactus, faiques, palmeras, ceibos, buganvillas, árboles de maderas nobles.
Zonas húmedas: arupos, laureles, jorupes, acacias, casuarinas.
Flor símbolo: orquídea, asentada en las cordilleras central y occidental.
Fauna: aves: pericos, predicadores, bichauches, pavas, pájaros carpinteros, chirocas, tordos, chilalos, perdices, loros, urracas, gallos de la peña y suipes o azulejos; mariposas; dantas, pequeños simios, yamalas, armadillos, capihuaras, osos, tigrillos, ardillas, venados, puercos, zainos, amingos; ofidios venenosos y no venenosos; pacasos, cangrejos de agua dulce o pangoras y peces de río: bagre, camarón, trucha, lisa, cascafé, róbalo, corvina.
Especies en peligro de extinción: venado, puma, oso de anteojos, armadillo, zorro, guanchaca y el famoso pájaro chilalo o llangachi que canta a las 6 de la mañana y 5 de la tarde para anunciar el inicio y finalización de la jornada campesina.
Minas: en explotación: yacimientos de yeso en Malacatos y Bramaderos; mármol en Saraguro; caolines y cerámica cerca de Loja; en prospección: yacimientos polimetálicos de Fierrohurco, Usitohuaser, Manú, río Playas, Huato y Los Linderos; yacimientos y lavaderos de oro en los ríos que descienden de la cordillera de Sabanilla; en varios lugares de la provincia: yacimientos de calizas.

DEFENSORA DEL MEDIOAMBIENTE
Las administraciones municipales han puesto énfasis en la imagen de la capital, Loja, cuidando su arquitectura e impulsando un proyecto de manejo correcto de los desechos. Eso le ha dado el título de ‘capital ecológica’ nacional, elogiada internacionalmente.

Fuentes: “Guía turística de la región Sur del Ecuador. Loja Siglo XXI”, del Municipio de Loja, año 2001. Revista institucional del Consejo Provincial de Loja 25-VI-02. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC.
“Galería de hombres ilustres de Loja”, del Consejo Provincial de Loja y Casa de la Cultura “Benjamín Carrión”, núcleo de Loja, agosto 2002 y otros autores.
http://www.lojaturistico.com

No Comments

No Comments Yet!

No one have left a comment for this post yet!

Write a Comment

Deja un comentario

Traducir

diciembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a 1 suscriptor

A %d blogueros les gusta esto: