Ecuaprovincias | Homepage
Historia de Loja

Historia de Loja

ORÍGENES

Donde hoy es Loja, en el “período paleoindio” hubo un campamento taller de cazadores. En el “período formativo” (6000-500 años antes de Cristo) fue cuna de la cultura Cerro Narrío Temprano que posiblemente tenía allí un centro ceremonial. Su gente elaboraba objetos de cerámica delgada con pintura roja, y mantenía comunicación con la cultura Valdivia, en la Costa. Esta tendencia mantuvo en el “período de desarrollo regional”, hasta 499 años después de Cristo, del cual encontraron vestigios de aleaciones de oro y cobre (“tumbaga”); y en el “período de integración” (500-1000). (Datos de la Nueva Historia del Ecuador, de Enrique Ayala Mora).

En 1450 los incas emprendieron en la conquista del norte andino y tras cruentas batallas Huayna-Cápac sometió a los cañaris y paltas en 1475. Los incas les dieron el nombre de “paltas” porque en los valles calientes donde habitaban cultivaban un fruto delicioso llamado palta o aguacate. El sometimiento fue frágil porque cada vez que podían, los paltas se sublevaban contra los invasores, tanto que para asegurar su dominio territorial los incas debieron traer del sur a su gente para armar “colonias de mitimaes de la mejor estirpe, como es el caso de los saraguros”. (Cita del libro-guía turística “Loja, Siglo XXI”, de José Bolívar Castillo Vivanco). En 1532 este fue uno de los escenarios de la sangrienta guerra que Huáscar y Atahualpa tuvieron por el dominio del incario en riesgo porque los españoles ya habían llegado.

COLONIA

La Nación Palta iba desde Jambelí hasta el Marañón y a sus habitantes los españoles les llamaron “bracamoros” por su brava resistencia a los incas. “Se aliaron con los ibéricos y establecieron con ellos una relación de cooperación y mestizaje racial y cultural que ha dejado una característica evidente en esta región frente a las demás regiones andinas”. Por los relatos de los bracamoros, también conocidos como “pacamoros”, los españoles conocieron que al lado oriental, atrás de la Cordillera de Sabanilla, había otros pueblos, grandes ríos y mucho oro, y armaron múltiples expediciones al territorio de los jíbaros.

En 1538 el capitán Alonso de Mercadillo se propuso llegar al Marañón y en un receso de sus aventuras, en 1546, fundó la ciudad de Loja convertida en punto de partida de los exploradores españoles que buscaban las riquezas de El Dorado, en el oriente. Como era costumbre, recibió el nombre de la ciudad natal del fundador español, pero al poco tiempo cambió de sitio. Del Valle de Garrochamba, hoy Catamayo, “por ser tierra caliente y no tan fértil” se mudó el 8 de diciembre de 1548 al Valle de Cuxibamba, con el nombre de La Inmaculada Concepción de Loja.

Los españoles construyeron iglesias y conventos en la ciudad y sus pueblos aledaños para los 26.000 habitantes que vivían en sus casas de arquitectura española, trabajando en el comercio de ganado vacuno, mular, la quina o cascarilla.

Con los territorios orientales conquistados, Juan de Salinas de Loyola fundó la Gobernación de Yaguarzongo (1571) con las provincias de Zamora, San Miguel de Piura, Jaén y el Corregimiento de Loja. La ciudad de Loja fue la capital.

INDEPENDENCIA

Pese a la oposición de los adictos a la corona y siguiendo el ejemplo de Quito, Guayaquil y Cuenca, una multitud convocada por Ramón Pinto, José Gabriel Peña, Nicolás García, José Picoita y Manuel Zambrano decidió en la Plaza San Sebastián su independencia de los españoles, el 18 de noviembre de 1820. José María Torres Riofrío fue elegido jefe de gobierno. Las retaliaciones de los monárquicos las apagó el Ejército del Sur armado por el general Antonio José de Sucre.

REPÚBLICA

El 25 de junio de 1824 la Ley de División Territorial de la Gran Colombia ubicó a la provincia de Loja dentro del Departamento del Azuay. La Segunda Constituyente aprobada al inicio de la época republicana, en 1835, eliminó los departamentos, dejando a las provincias con el mismo territorio que les asignó la Gran Colombia.

Así transcurría el tiempo cuando por enfrentamientos entre liberales y conservadores, en 1859, el general Guillermo Franco se declaró Jefe Supremo de Guayaquil, pretendiendo pagar la deuda de la independencia a los ingleses, con territorios del oriente. Quito, por su lado, estaba gobernado por un triunvirato encabezado por Gabriel García Moreno que buscaba el protectorado francés. En desacuerdo con uno y otro, la provincia de Loja constituyó el 18 de septiembre de ese año su Gobierno Federal presidido por Manuel Carrión Pinzano, “declarando su autonomía en el ejercicio de un gobierno federal y su fidelidad a la República del Ecuador”. Integrado por Loja, El Oro y Zamora Chinchipe, este gobierno duró hasta 1861 cuando García Moreno se afianzó en el poder y se confirmó la división territorial por provincias, como se estableció en 1835.

PROVINCIA

A fines del siglo XIX, “solo cuatro familias controlaban los valles productivos” de Loja, según se anota en el libro ‘Loja Siglo XXI’. Sin carreteras, era la provincia-claustro del país. “El aislamiento de la provincia de Loja y las particularidades de su evolución histórica permitieron el desarrollo de una oligarquía terrateniente que logró poco a poco controlar la totalidad de las riendas del poder local” (estudio de Faroux sobre el Poder Regional en Loja desde principios del siglo XX). Ese control monopólico de la tierra y del poder lo compensaban con ciertas obras para el desarrollo comunitario. En 1897 se instaló en la capital la primera planta eléctrica hidráulica del país; a partir de la primera mitad del siglo XX realizaron una campaña educativa de tal magnitud que se calcula que un 80% de los establecimientos educativos existentes, fueron construidos por la comunidad.

En la mitad de la década 60 se dieron “agudos trastornos económicos y sociales” a consecuencia de la Reforma Agraria de 1964 que adjudicó y vendió a los campesinos “las tierras de inferior calidad, en las laderas de las colinas” a donde no llegaba el agua del cielo, peor la de riego. Esto generó “una emigración caótica de la población campesina de Loja hacia diversas provincias del país, a incrementar los suburbios de Quito y Guayaquil”. Incluso, contribuyeron a formar ciudades como Nueva Loja, la capital de la provincia de Sucumbíos.

Con el inicio de la explotación petrolera en el país, se construyó una precaria red vial y a través de PREDESUR se emprendió en grandes proyectos de riego binacionales para compartir agua con el norte del Perú.

PERSONAJES HISTÓRICOS

Joseph Fausto de la Cueva, n. Loja, 1650-1715. Jesuita prestigioso que con una donación de 52.000 pesos fundó el colegio de la “Compañía de Jesús, de Loja, forjador de la cultura lojana.
Bernardo Valdivieso, n. Loja, 1745-1805. Filántropo, intelectual, dejó su fortuna para la educación de la niñez y juventud, lojanos.
José Félix de Valdivieso, n. Loja, 1748-1852. Abogado y político colaborador de Juan José Flores. En 1834 fue proclamado en Imbabura Jefe Supremo de la República, en oposición a Flores y en 1845 fue encargado del Poder Ejecutivo.
José María Riofrío y Valdivieso n. Cariamanga, 1794-1877. Tercer arzobispo de Quito y administrador apostólico de Loja.
Manuel Carrión Pinzano n. Puerto de Sanlúcar de Barrameda, España, 1809-1869. “En horas tenebrosas de anarquía y desconcierto gubernamentales”, presidió el Gobierno Federal de la provincia de Loja.
Miguel Riofrío, n. Loja, 1822-1879. Catedrático, diputado, poeta y periodista, autor de la primera novela ecuatoriana, “La Emancipada”.
Manuel Benigno Cueva Betancourt, n. Loja, 1843-1918. Liberal activo, combatió con el periodismo al dictador Veintemilla, participó en la revolución, vicepresidente de la república en 1895, primer rector del Colegio Mejía de Quito.
Zoilo Rodríguez Rojas, n. Sozoranga, 1849-1939. Médico humanitario.
Adolfo Valarezo Seminario, n. Loja, 1874-1934. Maestro de juventudes.
Máximo Agustín Rodríguez, n. Loja, 1874-1948. “Maestro de la palabra, delicado artista del verso, prosador elegante”.
Salvador Bustamante Celi, n. Loja, 1876-1935. Músico, compositor, autor de múltiples obras clásicas como “Misa de réquiem”, litúrgicas como los villancicos “Dulce Jesús mío”, “Ya viene el niñito”, patrióticas y populares pasillos, valses, etc.
Isidro Ayora Cueva, n. Loja, 1879-1978. Presidente de la República. Reguló el sistema económico, creando el Banco Central.
Pío Jaramillo Alvarado, n. Loja, 1884-1968. Sociólogo, indigenista, historiador, periodista, internacionalista, autor del famoso estudio “El indio ecuatoriano” y otros.
Matilde Hidalgo de Prócel, n. San Sebastián, Loja, 1889-1974. Primera bachiller de Loja, primera médica graduada del país, primera sufragista del Ecuador y América Latina, primera concejala de Machala, primera vicepresidenta del Concejo de Machala, primera congresista del Ecuador.
Segundo Cueva Celi, n. Loja, 1901-1969. Músico que aún ciego, compuso más de 3.160 composiciones populares, pasillos, valses, himnos, composiciones escolares, como “Corazón que no olvida”, “Pequeña ciudadana”.
Juan María Riofrío, n. Loja, 1905-1962. Sexto Obispo de Loja.
Benjamín Carrión, n. Loja, 1897-1979. La instrucción primaria recibió de su madre y hermanos, luego la formal hasta graduarse de doctor en Jurisprudencia. Diplomático, político, maestro, gran ensayista, es considerado uno de los grandes intelectuales de América.
Manuel Agustín Aguirre, Alfonso Anda Aguirre, Jorge Hugo Rengel, ensayistas.
Pablo Palacio, Ángel Felicísimo Rojas, novelistas.
Alejandro Carrión Aguirre, Carlos Eduardo Jaramillo, relato y poesía.
Eduardo Kingman, pintor.
Cristóbal Ojeda Dávila, Edgar Palacios, Julio Bueno, músicos.

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA: Jamil Mahuad Witt.

No Comments

No Comments Yet!

No one have left a comment for this post yet!

Write a Comment

Deja un comentario

Traducir

diciembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a 1 suscriptor

A %d blogueros les gusta esto: