Ecuaprovincias | Homepage
Historia de El Oro

Historia de El Oro

ORÍGENES

Las evidencias de existencia humana en la Costa ecuatoriana son muy antiguas. Enrique Ayala Mora anota en su Nueva Historia del Ecuador, que 6000-500 a.C., la “Cultura Valdivia” estuvo en Guayas, Santa Elena, Isla Puná, El Oro, Manabí, sur de Esmeraldas.

Esta antigüedad se confirmaría con el cráneo que Paul Rivet encontró en 1908 en Paltacalo, cerca del río Jubones, provincia de El Oro. Era de hace 4 mil o 5 mil años antes de Cristo, según Franklin Barriga López.

Más adelante, 500 a. C-499, en El Oro y Guayas estuvo la “Cultura Jambelí”; entre el 500-1000, la “Cultura Milagro-Quevedo”.

En la Monografía descriptiva del cantón Machala, los historiadores orenses sostienen que en El Oro estuvo la Nación de los Cañaris que, según “Federico González Suárez, habitaba desde las cabeceras del Nudo del Azuay hasta Saraguro, y desde las montañas de Gualaquiza hasta las playas de Naranjal y las costas del Canal de Jambelí”. La capital cañari era Tomebamba y sobre su ubicación hay una disputa histórica y provincial. Unos dicen que en la actual ciudad de Cuenca, otros, como Juan de Velasco y González Suárez, en el valle de Yunguilla Jubones.

Recogiendo la versión de Velasco agregan que la Nación Cañari estaba integrada por “los Estados independientes de los Póceos y Machaláes o Machalas de la tribu Machatl… Eran los Cañaris que habían derivado su nombre de Mah-Chal que significa Noble o Gran Lindero”. Vivían en los terrenos adyacentes al Estero Machatl. Después llegaron los incas y los españoles. Al respecto hay una anécdota. De la patria de los “póceos” era el indio Felipillo, “nativo de Machala… demonio enredador que se unió a Pizarro para su expedición a Tumbes en 1531, le informó de la riqueza de la isla Puná, aconsejó a Pizarro marchar a Cajamarca para apoderarse del Inca Atahualpa a quien acusó falsamente, traicionó a Almagro en Liribamba y aconsejó a Mancocápac que pase a cuchillo a todos los españoles en el Cuzco, Lima y otras partes. Almagro lo hizo descuartizar”.

COLONIA

Enterados de los antecedentes, los españoles llamaron Machala al punto desde donde partían a sus expediciones tierra adentro. La sorpresa fue grande: encontraron ríos de oro. Rodrigo Murillo Carrión cuenta en su libro El Oro de Ecuador: “El río Amarillo fue pintado con ese nombre por los primeros inmigrantes europeos, por la generosa cantidad de oro transportado en sus aguas que perdieron su transparencia”. Para descubrir el origen del metal siguieron el curso del río y en 1539 llegaron a las estribaciones andinas, a Zaruma, donde encontraron la rica veta a la que le bautizaron “Vizcaya”.

En ese momento se organizaron y emprendieron la explotación formando pueblos, incluso uno de indios “para la provisión de mano de obra”. Fue insuficiente e inventaron el sistema de esclavitud, “mita”, que exterminó pueblos de indios. Los sobrevivientes huyeron hacia los montes.

Por falta de mano de obra, la explotación cayó. De 30 ingenios que hasta 1606, época de bonanza, armaron para moler el oro, bajaron en 1779 a unos 50 mineros que ocupaban a 300 trabajadores blancos nativos, y unos 600 piqueros mestizos que hurgaban en las arenas del río Amarillo.

Buscando nuevas minas llegaron a Arenillas, donde “las transparentes aguas de su río arrastraban arenas saturadas de oro que con el paso del tiempo se sedimentaron y formaron montañas perforadas por los mineros, algunos de los cuales fueron sepultados por los derrumbes. En el invierno de 1925-1926 el río creció y se llevó estos depósitos poniendo fin a la explotación”.

Por efecto de la minería nacieron pueblos cuyos habitantes, simultáneamente, cultivaban cacao que tras la decadencia minera se convirtió en producto alternativo. En 1754 se cosechaban en Machala 1.500 cargas y en 1765 “Manuel Rosero y Velasco llegó a ser el más rico terrateniente de la comarca, dueño del área de los actuales cantones Machala y Pasaje” (Monografía).

El auge del cacao acarreó migrantes, especialmente de Loja, Cañar, Azuay y Chimborazo, así como negros de Esmeraldas y extranjeros, que formaron nuevos pueblos de los cuales quedaron estos recuerdos: “Las calles y casas derramaban abundancia, sobraron los faroles. Las casas señoriales repletas de lujos… La retina grabó la residencia del coronel Porfirio Madero (en Machala), último testimonio de la época dorada. Las paredes se levantaron con madera importada, los salones tenían porcelanas y cortinas francesas… En El Guabo, la familia del general Manuel Serrano mandaba a confeccionar vajillas en Francia, decoradas con filos de oro e impreso su apellido… Los jóvenes salían a estudiar en Europa… Famosos intérpretes de ópera viajaban por mar a Lima y durante la travesía anclaban en Puná donde eran contratados para exclusivas actuaciones en Machala… el más grande espectáculo fue la presentación del célebre Enrico Caruso en 1934” (Murillo).

INDEPENDENCIA

Machala nació dependiente de Guayaquil y continuó así hasta su provincialización, de manera que, los pronunciamientos políticos de las dos ciudades siempre fueron coincidentes.

El movimiento independentista le llegó a Machala cuando era Tenencia de la provincia de Guayaquil y, según el escritor orense, Rodrigo Chávez González, citado en la Monografía, “La revolución del 9 de octubre de 1820 (en Guayaquil), fue la revolución del cacao porque casi la totalidad de los próceres eran al mismo tiempo propietarios de las haciendas productoras de cacao. Hicieron el movimiento uniéndose con los poderosos comerciantes del Puerto de Guayaquil que querían liberarse de los controles humillantes que estableció la corona española…”

En medio del fervor revolucionario, en 1822 los machaleños intentaron crear la Provincia de Tumbalá. El Libertador Simón Bolívar se opuso, dice Angel T. Barrera, pero en compensación, en 1824 Machala fue convertida en cantón de la Provincia de Guayaquil.

REPÚBLICA

El 25 de julio de 1827 Bolívar dispuso la anexión a la Gran Colombia de la provincia de Guayaquil. Esto exasperó a los peruanos que desde entonces pretendieron tomarse este territorio por la fuerza. En 1828 soldados peruanos penetraron por Puerto Pilo y el Estero Grande, Machala, y el Libertador respondió derrotándolos en la desembocadura del río Tumbes.

Aparentemente liquidada la amenaza externa, enfrentaron las internas. Según Chávez, “los guayaquileños le dieron al general Juan José Flores el dinero necesario para sobornar a las tropas de Quito y conseguir la separación de los tres departamentos del Sur. Lo hicieron a condición de que Riobamba se constituya en capital del nuevo Estado y Guayaquil ejerza autonomía dentro del mismo Estado”. No cumplió lo último y el primer presidente de la república se enfrentó a una oposición que reprimió con rudeza. Vicente Rocafuerte narra: “Fue a Machala (reducto antifloreano) desde Guayaquil, el coronel Oses, para cobrar las contribuciones de cacao y con este motivo cometió actos de verdadera ferocidad y salvajismo, al colgar de un pie a un rico propietario, para hacerlo declarar en donde tenía escondido el dinero y los frutos de las huertas de cacao”.

LIBERALISMO

Era apenas el inicio de lo que estaba por llegar: las luchas liberales.

Juan José Flores dejó el mando y se convirtió en un guerrero conservador. Intentó tomarse Machala y fue derrotado en la Batalla de Barbones, 11 de julio de 1852. En premio, la Asamblea Nacional “resolvió exonerarles a los machaleños del pago de tributos por el lapso de 10 años”.

Después, Flores se alió con el presidente Gabriel García Moreno. En 1864 atacó a los liberales de Machala que habían elegido jefe supremo al general José María Urbina. Fue herido en Santa Rosa “por el célebre combatiente machaleño Carlos Chalén. El general falleció en la travesía, antes de llegar a Puná”.

Luego, García Moreno, en la “Batalla de Jambelí” (25 junio, 1865) derrotó a Urbina que huyó al Perú, mientras 45 de sus hombres eran apresados y fusilados. A otros perseguidos los escondió don Leandro Serrano en la hacienda de José María Caamaño, en Tenguel. Así surgió la dinastía de los valientes liberales Serrano.

El hijo de don Leandro, el general Manuel Serrano, enfrentó a Ignacio de Veintemilla y se convirtió en mano derecha de Eloy Alfaro, hasta cuando fueron asesinados en Quito. Junto al coronel Filomeno Pesantez recorrieron el país luchando contra los conservadores. En El Oro, el general Serrano lideró el “Combate de las carretas o de las pampas de Pilo” (9 de mayo, 1895), llamado así porque el ataque fue a las carretas que transportaban el armamento gobiernista desde el puerto hasta Machala. Era el transporte de los pobres, “los adinerados disponían de coches cerrados (berlinas), tirados por caballos de pura sangre”.

PROVINCIA

En medio de esas luchas, el 23 de abril de 1884 se creó la Provincia de El Oro que enfrentaba su vida con un liberalismo dividido, la esperanza de un nuevo puerto (Puerto Bolívar) y la ilusión de más oro porque en 1880 se formó en Londres la “English Zaruma Minning Company” que cedió sus derechos a la “Zaruma Minning Company Lt.” que en 1918 arrendó las minas a la famosa SADCO, South American Development Co., de Estados Unidos, que en 1939 recibió la concesión de Portovelo (Ayala Mora).

INVASIÓN PERUANA

Poco después de esta decisión empezó la invasión peruana por Zarumilla y Nangaritza (1940). A partir del 5 de julio de 1941 se intensificó y El Oro soportó alrededor de 15 bombardeos aéreos y ataques terrestres.

Las jornadas de resistencia más importantes fueron el “Combate de la Quebrada Seca” (23 de julio) donde murió el capitán Galo Molina; “Combate de Chacras” (23 de julio) en el cual “el héroe del Lechugal” (por el nombre del Destacamento), teniente riobambeño, César Edmundo Chiriboga González pronunció su famosa frase “Un soldado ecuatoriano no se rinde jamás”, antes de morir junto a su amada, “la heroína anónima”. “Combate Naval de Jambelí” (25 de julio), donde los viejos cañones del “Abdón Calderón”, comandado por el capitán de corbeta Rafael Morán Valverde, hicieron retroceder al destructor peruano “Almirante Villar”.

Afectados por el hambre y la sed, sin armas, los soldados ecuatorianos retrocedieron y el 28 de julio la población civil de El Oro emprendió un éxodo hacia el interior del país. Al siguiente día sus ciudades eran bombardeadas, saqueadas e incendiadas por las tropas peruanas. Es la página más triste de la provincia compensada con el heroico ataque al destacamento peruano Panupali (18 de septiembre) dirigido por el teniente Leonidas Plaza. En represalia, civiles apresados fueron llevados a la hacienda “La Iberia” señalada como el “campo de concentración” donde los peruanos torturaban y fusilaban a los ecuatorianos. El episodio terminó con la firma del Protocolo de Río de Janeiro (29 de enero de 1942) y la devolución de los territorios ocupados.

Entre las cenizas y cadáveres se hizo la reconstrucción con un gran programa de riego de la zona costanera, aprovechando las aguas del caudaloso río Jubones y otros. De esa manera, a partir de 1950, cuando el gobierno resolvió impulsar la exportación bananera, esta fruta desplazó del primer lugar al cacao en situación de crisis.

PERSONAJES HISTÓRICOS
-Nacidos hasta 1917-

CHÁVEZ FRANCO MODESTO. Nació en Santa Rosa, 1872- 1952. Periodista liberal, poeta, le llamaban “El alegre bohemio”.
ESPINOSA AGUILAR REINALDO. Malvas, Zaruma, 1898. Científico botánico.
GUMAL AMBROSIO. Primer indio gobernador de Machala.
LARREA TOMAS. Machala.. Coronel liberal, reprimió levantamientos conservadores en Loja. Designado por el presidente Plaza, Jefe de Operaciones, se convirtió en opositor al alfarismo. Era Intendente General de Policía en Manabí cuando fue asesinado en 1909.
MADERO PORFIRIO, coronel. Patriarca de una dinastía de millonarios, militares, liberales, administradores de la provincia. En 1872, época cacaotera, su casa en Machala deslumbraba por el lujo. Su hijo, coronel José Madero Miró, fue caudillo liberal, íntimo de Eloy Alfaro.
MADERO VARGAS BOLÍVAR S. Pasaje, 1904. Primer presidente de la Junta de Reconstrucción de El Oro, después de la invasión y destrucción peruana de 1941. Fue el gestor del riego que impulsó a la agricultura, principalmente al cultivo bananero.
MALDONADO MARIA DEL PILAR. Zaruma. Nació casi con el siglo XX. Está entre las primeras feministas del país. Gustaba de la música, reuniones sociales, la política, el tenis y escribir poemas y artículos para los principales periódicos del país.
MURILLO SANTIAGO. Machala. Coronel liberal, encabezó la toma de Machala en 1884.
ORTEGA FRANCISCO G. Dr. Primer gobernador de El Oro, 1882.
PEREZ PAZMIÑO ISMAEL. Machala, 1876- 1944. Joven, viajó a Guayaquil y puso una fábrica de cigarrillos. Se involucró en las luchas liberales, estuvo en el batallón “Libertadores de El Oro”. Retirado, puso una tienda de víveres, fundó periódicos, criticó al “militarismo alfarista”, fue apresado y confinado en Guayaquil donde compró el periódico “El Universal”, al cual convirtió en “El Universo”, el 14 de septiembre de 1921.
PESÁNTEZ FILOMENO. Santa Rosa. Coronel liberal leal a Eloy Alfaro. Junto al coronel Luis Vargas Torres ocupó Loja. Apresados en Cuenca fueron condenados a muerte, Pesantez se salvó y comandó el Batallón “Vengadores de Vargas Torres” que triunfó en el Combate de Girón.
ROSERO Y VELASCO MANUEL. En 1765 fue el terrateniente más rico, dueño de lo que hoy son los cantones Machala y Pasaje.
SÁNCHEZ ASTUDILLO MIGUEL. Zaruma, 1917. Jesuita, filólogo de prestigio universal.
SERRANO LEANDRO. Fundador de El Guabo, liberal. Patriarca de una familia de hacendados millonarios por el cacao y banano que ha influido en la vida de la provincia a través de sus descendientes militares, administradores públicos, periodistas.
SERRANO MANUEL. El Guabo, 1844-1912. General liberal, hijo de Leandro Serrano. Es el mayor héroe orense; triunfó en Puerto Pilo, se tomó dos veces Cuenca. Eloy Alfaro le designó jefe de Operaciones de la División del Sur y fue asesinado junto a él en Quito.
UGARTE MOLINA JOSÉ. Pasaje, 1903. Jurista, funcionario público, periodista. Apresado en 1941, lo llevaron al campo de concentración peruano Catacaos. Liberado, participó activamente en la reconstrucción.
UGARTE WENCESLAO. Machala. Coronel liberal, reprimió levantamientos conservadores en Loja y fue Ministro de Guerra y Marina de Eloy Alfaro.

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA: Luis Larrea Alba, nació en Pasaje. Militar socialista fue encargado del gobierno tras la caída de Isidro Ayora en 1931.

No Comments

No Comments Yet!

No one have left a comment for this post yet!

Write a Comment

Deja un comentario

Traducir

diciembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a 1 suscriptor

A %d blogueros les gusta esto: