Ecuaprovincias | Homepage
Historia de Cotopaxi

Historia de Cotopaxi

ORÍGENES

En Cotopaxi estuvo asentada la cultura Panzaleo o Cosanga-Píllaro III y IV (años 500-1000), escribe Enrique Ayala Mora en su libro Nueva historia del Ecuador.

Los panzaleos, sociedad organizada de agricultores y ceramistas, formaron confederación con los quitus o caras. Durante el gobierno del shyri Huallcopo Duchicela, en la llanura de Callo, provincia de Latacunga, se levantó con piedra volcánica el palacio Pachuzala que los historiadores discuten si fue o no un adoratorio al volcán Cotopaxi. “Las tribus indígenas primitivas del Ecuador adoraban como divinidades vivientes a los nevados. Los que se asentaron desde el nudo de Tiupullo hasta las llanuras de Huachi, adoraron al Cotopaxi como una divinidad con sexo y vida. El Panecillo o Palacio de Callo podría estar vinculado a esto”, agrega Franklin Barriga López en su libro Monografía de la provincia de Cotopaxi.

Los quitus fueron conquistados por los incas que enfrentaron a los españoles. Rumiñahui armó la resistencia en Latacunga, pero ni su fantástico salto desde el peñón del Topalaví le salvó del apresamiento y posterior ejecución.

De aquél pasado quedan importantes grupos humanos repartidos en la provincia. Según el CODENPE (Consejo de Desarrollo de las Nacionalidades y Pueblos del Ecuador) al sur de la provincia del Cotopaxi está la “Nacionalidad Quichua” dividida en comunidades, muchas asentadas en los páramos desde donde divisan al volcán Cotopaxi que grandes sustos ha dado.

LAS CATÁSTROFES

Apenas llegaban los españoles, en 1532, erupcionó el volcán Cotopaxi que le da el nombre a la provincia. Según la página web de ICCI (Instituto Científico de Culturas Indígenas), en ese año se dio “el encuentro entre el gran Inca Atahualpa y el conquistador Pizarro, hay regalos y luego la traición por la extrema codicia, la prisión del Inca y su muerte”.

Cotopaxi en caribe quiere decir: rey de la muerte; en quechua: masa de fuego; en colorado: ladera alegre; en cayapa y aymara: cuello, trono o altar de la luna; en araucano y panzaleo: cerro del animal tierno. Este volcán repitió sus erupciones en 1742, 1760 y 1768.

A estos fenómenos naturales se sumaron hasta cataclismos. En 1703, 1736, 1757 hubo uno en Latacunga. El último casi desapareció a la ciudad. En 1797 se dio el más grande del Ecuador que afectó por igual a Tungurahua, Cotopaxi y Chimborazo. Murieron miles de indios muertos junto a centenares de blancos-mestizos.

La tragedia alentó la fe. En 1742 los habitantes de Llactacunga huyeron a refugiarse en la colina El Calvario donde postrados lanzaban gritos y lloraban pidiendo misericordia divina a la Virgen de la Merced. “Todos vieron que la imagen levantó su manecita derecha cesando repentinamente el furor del volcán Cotopaxi y tranquilizándose la lava. Postrados, vivaban a la Virgen y le ofrecieron hacerle una fiesta anual” (Barriga).

A inicios de la época republicana hubo solo dos erupciones del Cotopaxi: 1855 y 1877.

COLONIA

Sebastián de Benalcázar sofocaba los rezagos de la resistencia indígena en el callejón interandino y Antonio de Clavijo fundaba pueblos. Por eso, varios de Tungurahua y Cotopaxi llevan su firma. En 1534 “a un pueblo pequeño le denominó Asiento de San Vicente Mártir de Tacunga” integrado desde 1535 a la Villa de San Francisco de Quito. Gonzalo Pizarro aumentó el Asiento en 1539. Es el origen de Cotopaxi.

“Fueron reducciones puramente indígenas, pero porque estaba en el camino que conducía de Quito a Guayaquil, algunos españoles se establecieron”. Y pusieron a trabajar a los indios en las “mitas” (explotación de minas) y “obrajes” (los primeros del país se instalaron en Latacunga, en 1584) donde fabricaban jergas, bayetas, paños, frazadas y otros tejidos. “Facilitaba que tenía enormes criaderos de borregos merinos. En Latacunga también se instaló la fabrica de pólvora. Eso le dio singular importancia estratégica”. (Citas de Monografía de la provincia de Cotopaxi, de Franklin Barriga López).

Los jesuitas instalaron la primera escuela en 1643 y se fueron en 1653. La educación posterior corrió a cargo de los franciscanos, dominicos y agustinos. Por la cercanía a Quito, los ricos reforzaban allá la formación de sus hijos. Así surgieron los grandes políticos y escritores.

En 1745 asumió la presidencia de la Real Audiencia de Quito, Fernando Sánchez de Orellana, Marqués de Solanda, natural de Latacunga.

“Los marquesados, condados, títulos de nobleza llenan el Asiento. Grandes latifundios son de su propiedad así como del Marquesado de San José y los Condes de Selva Florida, los Porcel, los Bonilla, los Carrera, los Sandoval, los Ramírez, los Montenegro o de comunidades religiosas”.

Manuel Matheu, Marqués de Maenza, habitaba en su hacienda Tilipulo, a pocos kilómetros al noroeste de Latacunga y rivalizaba con el marquesado de Miraflores, de Ambato. “Fue casa que prestigió al Asiento. De aquí aparecen Juan Matheu, confidente de José Mejía Lequerica y su compañero en las Cortes de Cádiz; los próceres de 1809 y 1810 Manuel Matheu, José Javier y José Acázubi y Matheu. En la hacienda La Ciénega tuvieron lugar fiestas llenas de boato (se dice que no pocas veces degeneraban en orgías). Alejandro Humboldt admiró su lujo: sederías, cuadros, muebles, adornos de los mejores de Europa; la distinción de elegancia resaltando, una aristocracia que no se contentó con exhibir títulos sino que fue motor para la rebelión”. (Barriga).

INDEPENDENCIA

En diciembre de 1808 los marqueses se reunieron en Tilipulo y Salache para preparar el grito de la independencia del 10 de agosto de 1809. El 80% de los miembros de la Junta de Gobierno eran cotopaxenses. Luis Fernando Vivero, fue escogido el 9 de octubre de 1820 para secretario de la Junta de Gobierno de Guayaquil. Y muchos más contribuyeron a la causa libertaria.

El 11 de noviembre de 1811, la Junta Superior de Quito elevó Tacunga a la categoría de Villa. Entonces, el país vivía “una guerra de guerrillas”. Luego del triunfo en Mocha (1812), el ejército realista al mando de Toribio Montes iba a Quito cuando en Latacunga le salió al paso Manuel Matheu “con su célebre guerrilla a caballo” que le tuvo peleando un mes.

REPÚBLICA

En 1820 se adhirieron al movimiento independentista de Guayaquil varias ciudades, entre esas, Latacunga (11 de noviembre) pero los españoles retomaron el gobierno y las guerrillas se acrecentaron en el país. El mariscal Antonio José de Sucre triunfó en Cone (Yaguachi) y el 2 de mayo llegó a Latacunga donde conoció a la Marquesa de Solanda, doña Mariana Carcelén y Larrea, “mujer de agraciada belleza y cuantiosa fortuna”, con quien se casó.

PROVINCIA

Con la oposición de los quiteños, el 6 de marzo de 1851 los legisladores aprobaron la creación de la Provincia de Cotopaxi, con los cantones Latacunga y Ambato. Objetado por el presidente Diego Noboa, el decreto retornó al Congreso que el 18 de marzo confirmó su decisión publicada el 26 de mayo de 1851. Primer Gobernador fue el doctor Miguel Carrión. El 9 de octubre del mismo año, el presidente José María Urbina, ratificó la creación de la provincia pero con el nombre de “León”, en homenaje a su ilustrísimo hijo, Vicente León. Así bautizada se robusteció con la constitución en 1852 del cantón Pujilí con sus parroquias Zapotal y Quevedo. En 1861 se separaron, igual Ambato que se constituyó en provincia. El 31 de mayo de 1938 el jefe supremo, general Alberto Enríquez, otro cotopaxense ilustre, decretó el cambio del nombre de León por Cotopaxi, con 5 cantones.

REVOLUCIÓN LIBERAL

Antes y después de la revolución liberal de 1895, el país se había dividido entre liberales y conservadores. En uno y otro bando estuvieron personajes latacungueños combatiendo en toda la república. Cotopaxi fue un escenario: San Miguel (hoy Salcedo), 3 de abril de 1895; el 11 de agosto de 1896 los conservadores se tomaron Latacunga; el 31 de diciembre de 1898, en Guangoloma, triunfaron los liberales, igual en Chasqui, 15 de enero de 1906. Entonces, Alfaro pudo entrar a Quito.

En el camino de las luchas Cotopaxi iba labrando su desarrollo facilitado por la circunstancia geográfica que le hizo beneficiaria de obras viales importantes, como la carretera Panamericana que cruza la serranía. También la línea férrea nacional. Luego se construyó en Latacunga el aeropuerto internacional de carga.

PERSONAJES HISTÓRICOS
Nacidos hasta 1910, orden cronológico

Tercer Marqués de Solanda, Fernando Sánchez de Orellana. Latacunga, 1723-1788. Jurisconsulto, presidente de la Real Audiencia de Quito. Vistió hábito en los últimos días de su vida.

Coronel Ignacio Flores. Latacunga 1733-1786. Hijo del Marqués de Miraflores. Maestro de filosofía y militar, catedrático del Colegio de Nobles en Madrid, presidente de la Audiencia de Charcas (Bolivia).

Joaquín Anda Viteri. Sacerdote de la colonia, primer Rector de la Universidad de Quito. Se unió a la causa independentista, igual que sus hermanos Luis y Manuel.

Melchor Benavides. Latacunga, 1746-1825. Vivió en Quito, integró la Escuela de la Concordia y fue vocal de la Junta Soberana de Gobierno del 10 de agosto de 1809.

Manuel Matheu, Marqués de Maenza, dueño de Tilipulo, sitio de reunión de los próceres de la independencia. Llegó a ser diputado, general, candidato a vicepresidente de la república junto a Joaquín Olmedo, uno de los fundadores del Quiteño Libre, ministro de Guerra en 1839, ministro plenipotencia del Ecuador en Perú.

José Vicente León. Latacunga, 1773-1839, jurista. Niño abandonado en las puertas de un hogar honorable, se educó y fue a vivir en el Perú donde fue Ministro de Corte de Justicia del Cuzco. Humanista y filántropo preocupado por la educación, heredó sus bienes “a mi patria Latacunga para que se establezca en ella un colegio”. El 7 de mayo de 1840 se cumplió su deseo y nació el colegio San Vicente que ahora lleva su nombre. Rafael María Vásquez, médico, abogado, presbítero fue su primer rector y Simón Rodríguez, maestro de Simón Bolívar, pasó por sus aulas dictando clases de agricultura y botánica en 1844. Alumnos del León han sido Juan Montalvo, Antonio Flores Jijón, Ignacio de Veintemilla, Luis F. Borja, etc.

Luis Fernando Vivero. Pujilí, 1790-1842. Secretario de la Junta Superior de Gobierno de Guayaquil y representante de esta ciudad ante la Gran Colombia.

Manuel Salcedo Legorburú. Latacunga, 1829-1870. Agustino, gran orador, literato.

Juan Abel Echeverría. Latacunga, 1853-1939. Intelectual, educador, gran orador.

Marco Tulio Varea Quevedo. Latacunga, 1872-1942. El Scientific Soorvey de New York le calificó como el quinto botánico del mundo.

Belisario Quevedo Izurieta. Latacunga 1885-1921. Intelectual, periodista, orador, pedagogo, filántropo liberal.

María Elvira Campi de Yoder. Latacunga 1892-1967. En Guayaquil hizo intensa obra social, fue Gobernadora del Consejo Directivo de la Cruz Roja Mundial y presidenta vitalicia de la Cruz Roja Ecuatoriana.

Alfonso Rumazo González. Latacunga, 1903. Ensayista, autor de más de tres mil artículos de prensa, historiador bolivariano, biógrafo de Bolívar, Sucre, Manuela Sáenz, etc. Vivió principalmente en Venezuela.

José Rumazo González. Latacunga, 1904. Hermano de Alfonso. Destacó como diplomático, historiador y catedrático.

Neptalí Zúñiga. Latacunga, 1910. Historiador, diplomático, profesor.

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA: General Gil Alberto Enríquez Gallo. Nació en la hacienda Pachuzala, parroquia Tanicuchí, 1895-1962.

No Comments

No Comments Yet!

No one have left a comment for this post yet!

Write a Comment

Deja un comentario

Traducir

diciembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a 1 suscriptor

A %d blogueros les gusta esto: