Ecuaprovincias | Homepage
Historia de Azuay

Historia de Azuay

ORÍGENES

En el “Período paleoindio” (10000-6000 a.C.), Azuay y Cañar eran campamento taller de cazadores (muestras en la Cueva Negra de Chobshi, cantón Sígsig, Azuay); en el “Período de Desarrollo Regional” (500 a. C.-499 d.C.) estuvo la Cultura Cerro Narrío (vestigios en ese cerro, Cañar) que trabajaba una cerámica fina, hacían aleaciones de oro y cobre (tumbaga), collares con conchas spondylus. En el “Período de Integración” (500-1000) aparece la poderosa Cultura Cañari que dejó sus huellas en todo el territorio austral. Estos datos constan en el libro Nueva historia del Ecuador, de Enrique Ayala Mora.

LOS CAÑARIS

Cañar, según unos historiadores, proviene del shuar: Can, equivalente a “hermano”, y Nar, “raíz”, igual a “Raíz de hermano”. Para otros, Can es “culebra o serpiente” y Ara, “guacamaya”: “Hijos de la serpiente y la guacamaya”. Este significado, el más aceptado, generó la leyenda del diluvio que exterminó a la Nación Cañari, excepto a dos hermanos que se refugiaron en la cumbre sagrada Abuga (Azogues), donde encontraron a dos guacamayas con las cuales se desposaron y salvaron a la raza de la desaparición. Por eso los cañaris adoraron a la montaña como a otras deidades. “La serpiente emplumada, madre de la humanidad, que luego del parto se hundió para siempre en el fondo de las aguas”. Por eso era la “diosa del agua” a la que le hacían cultos en tres lagunas, dice Marco Robles López, en su libro Historia de Peleusí de Azogues.

La Nación Cañari era muy organizada y tenía conocimientos avanzados de agricultura, alfarería, orfebrería, de los cuerpos celestres vinculados al agro y a su rica mitología.

Liderada por el sagaz cacique Duma, resistió ferozmente a los incas (1450), tanto que el Inca Huayna-Cápac tuvo que defenestrar a miles de cañaris al Perú y Bolivia y traer de allá “mitimaes”. Para la defensa ordenó construir Ingapirca o “Fortaleza de las Piedras” (1475), en Cañar. Consolidó la conquista Atahualpa (1532) de ingrata recordación en el sur. Uno de los historiadores australes le trata de “vengativo Atahualpa”, mientras al norte le recuerdan como “héroe”.

Varios historiadores sostienen que el resentimiento cañari con los incas facilitó la conquista española del austro.

COLONIA

Cuenca fue fundada el 12 de abril de 1557 por Gil Ramírez Dávalos, quien recibió terrenos en la actual Cañar donde descubrió el “chulla kulki” (“Solo plata” o “Cosa divina del sol”) o mercurio (azogue) que le dio el nombre a Azogues, fundada el 4 de octubre de 1562 por el franciscano Pedro Tomás Calvo o fray Gaspar Gallegos.

En las faldas del Abuga fundaron Upar con un templo al Señor de Flores, “para contrarrestar el arraigado culto precolombino a esta montaña” (Robles). En 1599 se fundó en Cuenca el Convento de la Concepción; en 1638 los jesuitas instalaron su misión y más tarde un colegio de enseñanza. Es la raíz de la formación española religiosa-intelectual de los australes. Los indios solo eran adoctrinados. Trabajaban en las haciendas de los españoles “bajo el régimen de servidumbre y explotación. En las minas de mercurio y plata, fueron diezmados por la tuberculosis”.

Según Historia de la Gobernación de Cuenca 1777-1820, Estudio económico-social, de Juan Chacón, Pedro Soto, Diego Mora, el 25 de abril de 1776, el Corregimiento de Cuenca pasó a ser Gobernación. El primero en dirigirla –por tres períodos- fue José Antonio Vallejo y Tacón, quien marcó la “época de Vallejo” que concentró poder y riqueza en su círculo. Por eso, Cuenca no tuvo una “nobleza titulada”, únicamente “una baja aristocracia empobrecida (con la propiedad fragmentada complementada con una artesanía espontánea), pero aferrada a los prejuicios señoriales.”

Los novios extranjeros debían “certificar legitimidad de nacimiento, soltería, nobleza y limpieza de sangre… Los hacendados mantenían su poder económico casándose con novias de su mismo sector social… Después con los militares, menos con comerciantes porque no tenían tanto prestigio y mucho menos con funcionarios públicos…”

Los plebeyos se dedicaban a los diversos oficios, pero por sobre todo a la agricultura que tuvo problemas por el reclutamiento de mestizos. Entonces, compraron 100 negros (a partir de 1789) y cuando descubrieron que revenderlos al Perú era un buen negocio, los hacendados, curas, funcionarios, comerciantes, convirtieron a Cuenca en “enclave mercantil negrero”.

INDEPENDENCIA

Después de la masacre del 2 de agosto de 1810, en Quito, la Junta patriótica nombró gobernador de la provincia de Cuenca, a Joseph Neira, pero el Obispo español Andrés Quintián y Ponte Quintián, ligado al gobernador realista Melchor Aymerich, empezó una campaña de satanización. “Reparte excomuniones y amenaza con los más tremendos castigos a todos los partidarios de la independencia. Jura de rodillas, y ordena jurar con las manos sobre los Evangelios a los nobles y clérigos de la ciudad, ‘obedecer al Rey Nuestro Señor Don Fernando VII… defender a la Corona, la Religión hasta derramar la última gota de sangre.” (Historia de la Acción Clerical en el Ecuador, de Oswaldo Albornoz).

El 10 de noviembre de 1810 llegó a Guayaquil don Joaquín de Molina y Zuleta nombrado nuevo Presidente de la Audiencia de Quito. Rechazado por los quiteños, trasladó su sede a Cuenca, poderoso reducto realista. En cambio, los azogueños estuvieron con la causa independentista desde el principio: 20 de febrero de 1811, en el triunfo patriota en Paredones; 24 de junio de 1812, en la derrota en Verdeloma.

El 11 de agosto de 1812, la sede de la Audiencia retornó a Quito, pero tuvo que darse la independencia de Guayaquil para que los cuencanos actuaran.

El 3 de noviembre de 1820 asaltaron el cuartel, el 4 estaban en retirada cuando llegó el párroco de Chuquipata, Javier Loyola, con campesinos de la zona de Azogues que derrotaron a los realistas.

Fue elegido gobernador el líder del movimiento, inmigrante chileno, doctor José María Vásquez de Noboa, pero los realistas se reagruparon y derrotaron a los patriotas en Verdeloma (20 de diciembre de 1820). Cuenca fue retomada por Antonio José de Sucre (21 de febrero de 1822). En 1828, el cuencano elegido presidente del Perú, José Lamar, se tomó Loja y el 10 de febrero de 1829, Cuenca. Nuevamente Sucre tuvo que intervenir para derrotarlo en la famosa Batalla de Tarqui (27 de febrero de 1829).

REPÚBLICA

Constituida la república, Cuenca se manifestó antifloreana, pero no totalmente coincidente con Quito y Guayaquil. En 1834 apoyó la designación de Jefe Supremo a José Félix Valdivieso, en lugar de Vicente Rocafuerte; estuvo en contra del gobierno de Manuel de Ascázubi, pero apoyaba la designación de Diego Noboa (1850); en 1859 estaba en contra del presidente Francisco Robles, pero declaró Jefe Supremo al vicepresidente Jerónimo Carrión.

PROVINCIA

Después de la independencia de los españoles lograda el 3 de noviembre de 1820, el 25 de julio de 1824 Cuenca se convirtió en provincia del Departamento de Azuay y continuó así hasta 1835.

La provincia del Azuay con su capital Cuenca nació por la división territorial dictada el 29 de mayo de 1861 y se convirtió en reducto antiliberal. El 20 de marzo de 1887, uno de los líderes del liberalismo, el coronel Luis Vargas Torres, fue fusilado en Cuenca. Eloy Alfaro, designado en Guayaquil Jefe Supremo de la República (5 junio 1895) encontró en Girón (Azuay) la mayor resistencia. Ya posesionado, fuerzas conservadoras dirigidas por el coronel Antonio Vega, se tomaron Cuenca en 1896, 1898 y 1906 cuando fue apresado. Esta posición conservadora se rompió a fines del siglo XX cuando los cuencanos optaron por otras tendencias ideológicas.

PERSONAJES HISTÓRICOS

Azuay no tiene solo personajes históricos políticos, también muchos que han destacado en la cultura y en el deporte.

CACIQUE DUMA. Nació en Sígsig, Azuay. Valiente líder cañari, dio brava resistencia a los incas. Le obligó a Tupac Yupanqui a retroceder hasta Saraguro y demoró su conquista del norte.
CALDERÓN, ABDÓN. Cuenca, 1804-1822. Capitán, héroe de la Batalla de Pichincha.
CALLE, MANUEL J. Cuenca, 1866-1918. Periodista combativo.
CRESPO TORAL, REMIGIO. Cuenca, 1860-1939. Poeta y prosista, legislador conservador.
FEBRES CORDERO MUÑOZ, FRANCISCO (santo Hermano Miguel), Cuenca 1854-1910. Religioso de los hermanos cristianos de La Salle, dedicado a la educación, gramático, puesto en los altares por sus virtudes espirituales.
LAMAR Y CORTAZAR, JOSE DOMINGO DE. Cuenca, 1776-1830. Mariscal. En 1827 fue designado presidente del Perú y lideró la oposición al gobierno grancolombiano. En Guayaquil fue elegido jefe militar, entre 1828 y 1829 invadió Loja y Cuenca. Fue derrotado por Sucre en la Batalla de Tarqui.
LOYOLA Y PRIETO, FRANCISCO JAVIER AQUILINO. Nació en Cuenca, 1764-1831, pero es un héroe del Cañar que incluso puso su nombre a la parroquia Chuquipata, de la cual fue párroco cuando salvó la independencia de Cuenca. Allí, en Chuquipata y Azogues dejó descendientes, “lado humano de su existencia”.
MALO, BENIGNO. 1807-1870. Nació en Chuquipata, Azogues, cuando aún pertenecía a Cuenca, por eso los historiadores le vinculan a esta ciudad. Destacado prosista.
MATOVELLE, JULIO. Cuenca, 1852-1929. Religioso, historiador, poeta.
ORDÓÑEZ LASSO, JOSÉ IGNACIO. San Cristóbal, Azuay, 1829-1893. Arcediano de Cuenca, plenipotenciario de Ecuador para la firma en Roma del Concordato el 26 de septiembre de 1862.
PAREDES HERRERA, FRANCISCO. Cuenca. Destacado compositor de música popular.
PERALTA, JOSÉ. Gualleturo, Cañar, 1859-1937 cuando aún dependía de Azuay. Los cañarenses le tienen como uno de sus hijos predilectos. Periodista e ideólogo liberal, canciller de Eloy Alfaro y de Leonidas Plaza, firmó el tratado Peralta-Uribe.
PÉREZ JEFFERSON. Cuencano. Es el primer atleta ecuatoriano que ganó una medalla olímpica.
SOLANO, VICENTE Fray. Cuenca, 1791-1865. El mayor prosista de la época. Editó varios periódicos como La Escoba, en 1854, por el cual se le llamó “Fray Escoba”.
VÁSQUEZ DE NOBOA, JOSÉ MARÍA. Migrante chileno. Lideró la independencia de Cuenca y fue elegido primer Jefe Civil.
VÁSQUEZ, HONORATO. Cuenca, 1855-1933. Literato, más destacado por pintor paisajista.
VÁSQUEZ HERDOIZA, JUAN BAUTISTA. Nació en la hacienda Las Lajas, Chuquipata, Azogues, 1821-1899, cuando aún pertenecía a Cuenca, por eso los historiadores le vinculan a esta ciudad. Educador, político, jurista. En marzo de 1847 fue nombrado protector de indígenas del cantón de Azogues.
VEGA MUÑOZ, ANTONIO. Cuenca, 1856-1906. General, el más importante líder conservador de la época, se tomó Cuenca en 1896, 1898, 1906 cuando fue apresado.

PRESIDENTES
BORRERO CORTAZAR, ANTONIO. n. Cuenca. Gobernó 9 de Diciembre 1875- 8 de Septiembre 1876.
CORDERO CRESPO, LUIS. “El Grande”. Nació en Déleg, Cañar, 1833-1912. Aún pertenecía a Cuenca, pero los cañarenses le tienen como uno de sus hijos. Fue presidente de la república 1892-1895, más destacado como poeta.
CÓRDOVA, GONZALO. n. Cuenca. Gobernó 1 de Septiembre 1924- 9 de julio 1925.

No Comments

No Comments Yet!

No one have left a comment for this post yet!

Write a Comment

Deja un comentario

Traducir

diciembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a 1 suscriptor

A %d blogueros les gusta esto: